Encuentro de Acolgen CUATRO GREMIOS PIDEN SEGURIDAD JURÍDICA PARA GARANTIZAR INVERSIÓN, por Cristina Quiroga R.

0
483
9 Encuentro del Sector Energético Colombiano
A la reunión asistieron los representantes de la actividad privada y del Gobierno Nacional en materia energética.

En el conversatorio de cierre del 9º Encuentro Anual del Sector Energético Colombiano, convocado por la Asociación Colombiana de  Generadores de Energía Eléctrica, Acolgen, los voceros de los gremios minero energético coincidieron en afirmar que el factor clave para dinamizar esta economía es tener seguridad jurídica y así garantizar el aumento de la inversión.

Así lo indicaron Francisco José Lloreda Mera, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP; Eduardo Pizano de Narváez, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural, Naturgas; Santiago Ángel Urdinola, presidente de la Asociación Colombiana de Minería, ACM y la anfitriona del evento Ángela Montoya Holguín, presidente ejecutiva de la Asociación Colombiana de  Generadores de Energía Eléctrica, Acolgen.

“La seguridad jurídica era un activo de Colombia, pero hoy está amenazada” señaló Francisco José Lloreda de la ACP para quien temas como la consulta previa, la licencia ambiental, la cual se revoca hasta con un twitter —refiriéndose al caso de Caño Cristales—, el bloqueo en plantas como la de Gibraltar y en total los 473 bloqueos vividos en 2015, llevan a pensar en la «Tiranía de las minorías», según el directivo.

Para Eduardo Pizano de Naturgas se requiere una ley estatutaria que regule los derechos, “hay que entender que hay cambios, pero también principios”: temas como la toma de Gibraltar o el inconcluso gasoducto de la Costa Atlántico, por una tutela “se han vuelto un relajo, una extorsión, es un chantaje a la industria”, enfatizó el vocero del gas natural en Colombia.

Santiago Ángel Urdinola, el vocero gremial de los mineros pidió “reglas de juego estables… queremos trámites duraderos, no fáciles”, refiriéndose a la seguridad jurídica, que según él,  se perdió. “La reputación cae con facilidad, pasamos de héroes a villanos”, agregó el directivo, quien instó a un gran pacto industrial que permita la realización de grandes proyectos.

La anfitriona del evento, Ángela Montoya Holguín, representante de Acolgen, señaló como temas transversales aparte de la estabilidad jurídica, la normatividad ambiental y las consultas con la comunidad, los impuestos y la restitución de tierras. “Nos duelen las mismas cosas, y si el gobierno no nos ayuda se puede frenar el desarrollo del sector”, agregó.

“El gran susto”

Así denominó al pasado fenómeno El Niño, Simón Gaviria Muñoz, director general del Departamento Nacional de Planeación, DNP, para quien esta prueba fue superada y mostró la capacidad del sistema energético colombiano.

Dentro de las lecciones aprendidas del fenómeno El Niño, tema central del encuentro de Acolgen, Gaviria Muñoz resaltó, al igual que Federico Echevarría, presidente de la junta directiva de Acolgen, que gracias al cargo por confiabilidad en esta crisis se pudo cubrir 17 billones de pesos, protegiendo así el bolsillo de los colombianos.

Sin embargo, el directivo del DNP señaló que el sistema requiere replantearse para disminuir los subsidios. “90% del presupuesto de Minas y Energía está dedicado a los subsidios, 15 billones de pesos, y no hay peor negocio que el que dependa de los subsidios”, agregó Gaviria.

Para el ministro de Minas y Energía, Germán Arce Zapata “El sistema de energía pasó la prueba, pasamos raspando, pero pasamos”.

«Hemos construido un sistema que probó ser  fuerte; un sistema que aguantó un evento extremo y crítico como El Niño, que permitió al país mantenerse conectado. Creo que el sistema y las señales que se han construido en los últimos 20 o 25 años han sido importantes para garantizar la confiabilidad del sistema, pero tenemos unos retos hacia delante de incorporar nuevos elementos a la discusión», dijo el ministro Germán Arce.

Dentro de los retos, señaló el ministro, está el fortalecer el sistema eléctrico para que sea más confiable y fuerte. “Existe una oportunidad que tiene el país de generar una discusión a fondo de cómo se van a incorporar nuevas energías renovables en la matriz y de cómo se enviarán señales que garanticen la confiabilidad del sistema, con criterios de eficiencia económica e incorporando a los usuarios en las acciones de eficiencia energética».

Sin embargo, el otro ‘gran susto’ que anunció el ministro es el recorte en el presupuesto de 2017 (cercano al billón de pesos) el cual podría afectar los subsidios en el sector eléctrico.

A diferencia del ministro Arce, Ramiro Valencia Cossio, ex ministro de Minas y Energía, señaló que en el fenómeno El Niño no pasaron raspando, “el muro de contención solo sirve para una vez… somos muy proclives al poner muros y entender que las normas son cauces y no rieles”.

La mirada externa

Mientras los nacionales se miraban el ombligo, tras El Niño, los expertos internacionales invitados al encuentro de Acolgen, destacaron el sistema energético nacional.

Para Luiz Barroso, director de la Empresa de Pesquisa Energética, EPE de Brasil, (El equivalente a la UPME en Colombia) el sistema energético colombiano es muy avanzado, y especialmente el cargo por confidencialidad —el cual se liquida por el precio de escasez— tiene sus fortalezas y también sus debilidades.

En Colombia debe buscarse un balance entre eficiencia y costo de servicio, porque según este asesor la solución de mayor confidencialidad es la más cara y la más barata será la de menor confidencialidad.

El cargo por sí solo no es suficiente, se requieren otros mecanismos de apoyo para complementarlo, como la creación de un mercado de contratos bastante líquido que permitiera a los generadores asegurar sus coberturas de riegos en el mercado ‘spot’.

Para Barroso el precio de escasez propuesto por Colombia debe calcularse con cuidado. Acolgen viene solicitando a la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, que revise el precio de escasez, con todos los sustentos técnicos. “Si en el país no se revisa el precio de escasez se va a tener un problema de déficit. Si no se revisa, en un próximo fenómeno El Niño vamos a tener el mismo problema, es un tema financiero y no de entrega de energía”, ha explicado Ángela Montoya.

Los expertos internacionales hicieron énfasis en robustecer la canasta energética colombiana con fuentes renovables y no renovables. Durante el encuentro se presentó el caso de Uruguay, país líder en energía eólica, fotovoltaica y de biomasa, fuentes que son combinadas con la generación hidráulica.

Oscar Gerardo Ferreño Parodi, ex gerente de generación de Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE) de Uruguay, explicó que este país, el cual carece de combustibles fósiles, debió recurrir al suministro térmico de Argentina, pero tras la crisis energética en su vecino país buscó otras energías como la eólica, en 2007.

Hoy, más de 850 megavatios de energía provienen de la tecnología eólica a través de 19 parques instalados (22%), 120 megavatios (biomasa) y 100 megavatios (fotovoltaica) y la hidroeléctrica equivale a 65% de la demanda. Se espera que en 2017, se generen en Uruguay 1.500 MV a través de esta tecnología, cuyo líder mundial es Dinamarca (42%).

Para Ferreño la clave del éxito en la implementación de energía eólica fue la reglamentación, la tecnología y el complemento con la generación hidráulica. Destacó la desmitificación de la generación eólica, la cual era considerada de mala calidad y muy costosa, versión que cambió con los años.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here