José Urbina Amorocho HABLA EL ZAR DEL GAS (y 2), por Miguel Ángel Flórez Góngora

0
1428

JOSE URBINA AMOROCHOJosé Urbina Amorocho, presidente de Confedegas, propone un objetivo estratégico para Colombia: convertirse en un Hub de Energía para Centroamérica y el área andina.

Ampliar INFOGRAFÍA SECTOR GAS-final

Bogotá, redacción IP – José Urbina Amorocho (Ver perfil) es un hombre curtido en cientos de batallas empresariales. Oriundo del municipio de Arboledas, Norte de Santander y Presidente de la Confederación de la Industria y el Comercio del Gas- Confedegas, este empresario arriesgado y versátil, se ha echado al hombro desde hace más de dos décadas, el liderazgo en la construcción de los escenarios de negocios que han consolidado la penetración del gas natural en el mercado colombiano.

Sus audaces apuestas comerciales en la compleja cadena de la industria  gasífera en las actividades de distribución, transporte y consumo, son el resultado de sus visiones de negocios a largo plazo, las cuales le han permitido el manejo de 25 por ciento del negocio del gas propano en Colombia, con cifras de inversión que ascienden  a los  950.000 millones de pesos (cerca de 500 millones de dólares).

Del mismo modo,  el esfuerzo empresarial de Urbina Amorocho, ha sido decisivo en la creación de un conglomerado de empresas en  el transporte, la producción, la distribución y la comercialización de gas que generan hoy más de 1.500 empleos directos y 10.000 indirectos, que le han valido el reconocimiento como El  “zar”  del gas en el país.

Su optimismo para los negocios y su determinación,  han llevado a pensar a Urbina Amorocho, que Colombia podría convertirse  en un futuro cercano,  en un punto estratégico para proveer servicios o convertirse en un Hub de Energía para la región.  “En cuanto a ser un Hub Energético, ya venimos haciendo ese papel en Energía Eléctrica,  con nuestras conexiones hacia el Ecuador y Centroamérica, junto con empresas nacionales que se están convirtiendo en multinacionales a lo largo de todo el continente.  Así mismo,  podríamos crear una infraestructura paralela en gas, permitiendo la viabilidad de proyectos tanto de producción como de comercialización”,  expresa con vehemencia y seguridad el líder empresarial.

Igualmente, Urbina Amorocho ha enfocado sus intereses estratégicos  y personales en la consolidación de Confedegas  una entidad gremial fundada en 1973 y dedicada al fomento  y  el desarrollo de las empresas  vinculadas a la producción, almacenamiento, comercialización, transporte y distribución de Gas Licuado del Petróleo (GLP), así como a la fabricación y comercialización de los equipos a gas y servicios relacionados.

 Lo cierto es que hoy, este sector de la industria energética en lo que tiene que ver con  el servicio del gas domiciliario en Colombia, cuenta en la actualidad  con 7 millones de usuarios residenciales, en 710 municipios, conectados a gas natural, el equivalente a 64% de los hogares colombianos, según el Ministerio de Minas y Energía, el Dane y cálculos de Naturgas.

Inteligencia Petrolera conversó en exclusiva con José Urbina Amorocho para valorar su visión gremial sobre los desafíos que enfrentará este sector de la economía en lo concerniente  a la demanda nacional de gas natural, las inversiones en exploración, el incremento de las reservas disponibles, la extensión de la red de gasoductos, la regulación de precios, la utilización en el país de de la técnica de extracción  “fracking”, el monopolio del mercado del gas en Colombia a la cabeza del Ecopetrol,  los proyectos de exportación y la creación de un mercado integrado con Centroamérica y países del área andina.

platilla tamaño graficos

La industria del gas licuado en el país

INTELIGENCIA PETROLERA: ¿Cuál es el diagnóstico que tiene hoy Confedegas sobre la industria y la comercialización del  Gas Licuado del Petróleo (GLP) en el país?

José Urbina Amorocho: La industria del Gas Licuado del Petróleo en el país se encuentra en este momento atravesando una etapa de estabilización.  Como se sabe,  la década pasada,  finalizó  con una serie de cambios regulatorios en casi todas las dimensiones del negocio.  Desde cambios en los requerimientos de calidad de los procesos,  hasta medidas sobre los precios. Podemos decir,  que este es el tercer año después de que se finalizó la implementación de todos estos cambios, y hoy en día nos encontramos en un sector distinto, en el cual tenemos presencia de agentes internacionales y  una libertad vigilada de precios.  Nuestras plantas cumplen con altos estándares de calidad y la relación con los clientes a nivel minorista ha cambiado,  en el sentido de la visibilidad de cada una de las marcas ofrecidas.

El crecimiento de la industria del gas

I.P.En la Ronda Colombia 2014, en la que se ofertó  un total de 98 bloques para explotación de hidrocarburos, 19 fueron ofrecidos para hacer fracking de petróleo y gas de esquistos o lutitas. ¿Considera que este es un escenario prometedor para potenciar el  crecimiento de la industria del gas en Colombia?
J.U.A:Las reservas del país vienen teniendo un descenso. Los puntos de producción que fueron los pilares del desarrollo del gas vienen  decreciendo, tal es el caso de La Guajira, más que un escenario prometedor para potenciar el crecimiento, esta nueva producción no-convencional lograría una sustitución. Eventualmente,  si prueban ser un potencial de importancia y ambientalmente sostenibles, podríamos pensar en un crecimiento.

retoque 2-Recovered
Instalaciones industriales de Colgas (Foto cortesía Confedegas)

I.P. ¿En esa perspectiva, cómo evalúa las iniciativas del gobierno nacional  orientadas a  aumentar las reservas de gas en el país?
J. U. A.: Han sido positivas.

I.P. ¿Es optimista sobre las actuales proyecciones de  las reservas de gas convencional y las  reservas de gas natural no convencional en el país?
J.U.A.: Respecto al gas convencional, lo que puede observarse de parte de los productores han sido las inclusiones de campos de potenciales de producción de no más de 30 Mpcd. Estos hallazgos no son despreciables,  dado que sumados podrían darle continuidad al cubrimiento de la demanda residencial.  Sin embargo,  en las proyecciones que se muestran por parte de los entes estatales (Upme) se puede ver que entre los años 2016 a 2017, podríamos comenzar a ver faltantes de gas para sectores como el termoeléctrico o el industrial.  De tal forma,  que el panorama que tenemos como en cualquier mercado en  donde comienza a verse una necesidad,  es simplemente la oportunidad para llenar estos espacios,  ya sea con gas no-convencional o importaciones, de tal forma que la perspectiva sería optimista siempre y cuando se logre manejar las barreras regulatorias,  manteniendo un balance entre los intereses de las comunidades y los incentivos para los productores.

I.P.: Hay quienes consideran  que el gas natural cuenta con una mejor perspectiva futura de producción frente a la producción de crudo. ¿Desde la perspectiva de Confedegas, cómo se valora esa estimación?
J.U.A.:
La expectativa en cuanto a la duración de ambos tipos de producción es muy distinta.  Se considera por ejemplo,  que el gas natural en el país tiene un factor R/P de 14 años, mientras que en petróleo,  las estadísticas nacionales hablan de 6.5 años.  Es decir,  que el uso de gas natural nacional tiene una mayor vida útil que la del petróleo nacional. No es de extrañarse que esto sea así,  puesto que el desarrollo de nuestro consumo de gas natural,  fue muy posterior a la inclusión del uso del petróleo. No hay fuertes expectativas en cuanto a encontrar un hallazgo petrolero que sustituya nuestros campos de los llanos.  Sin embargo, en gas,  aunque no se hallara un gran campo convencional, si se puede trabajar las zonas con presencia de gas de lutita o los yacimientos de gas ligado al carbón,  que han sido bien delimitados.  Así que la expectativa, es que tengamos una mayor confianza que el gas tenga una vida más larga.

La infraestructura del sector

I.P. ¿Podría hacer usted un diagnóstico sobre la  infraestructura existente hoy para atender la demanda de gas en el país y de las inversiones realizadas en materia de  exploración, producción y el transporte de este sector?
J. U.A.: La infraestructura que se tiene actualmente y en curso de ser finalizada en el país,  es suficiente para nuestros requerimientos actuales y a mediano plazo. Han existido casos puntuales en donde ha habido la necesidad de hacer ampliaciones rápidamente,  como con el gasoducto Ballena – Barranca,  hace unos años.  Las ampliaciones en producción en los yacimientos del llano o en la Guajira, la ampliación de las capacidades en los gasoductos de la Costa Atlántica o actualmente la construcción de la planta de Regasificación en la costa, todo esto debido al crecimiento sostenido de la demanda y a fenómenos anómalos como el Niño, que han llevado al sistema a sus límites, afortunadamente las compañías han realizado las inversiones y en el caso de las inversiones en transporte y regasificación,  el regulador ha contribuido a su reconocimiento. Por lo tanto,  hasta que no haya un cambio significativo en nuestros puntos de abastecimiento o en nuestras conexiones internacionales,  no se prevé mayores ampliaciones o nuevas infraestructuras.

La técnica de extracción fracking

I.P. El gobierno nacional aprobó recientemente el uso de la técnica de extracción fracking (Fractura hidraúlica) con el propósito  de aumentar las reservas de gas natural en el país. ¿Cuál es su valoración de esta decisión que ha sido cuestionada por las organizaciones ambientalistas por su alto impacto ambiental y la presión que ejercería sobre  las cuencas de agua en las zonas de explotación?
J.U.A.: La fracturación hidráulica es una técnica que en el mundo ha visto su apogeo en las últimas dos décadas. Debido precisamente a su implementación masiva, ha tenido sus variaciones a medida que los productores han desarrollado diferentes mezclas para lograr la extracción del gas.  Diría que estas variaciones,  han ido recopilando las consideraciones de corte ambiental, entre estas,  la presión que existe sobre el recurso hídrico. Sin embargo, la expectativa es que la regulación ambiental considere las técnicas de mayor avance para la implementación en nuestro país y como un estándar a partir del cual se pueda aplicar.

El mercado del gas natural en Colombia

I.P.  ¿A su juicio,  cuáles son hoy son las fallas estructurales que afectan la expansión del mercado del gas natural en el país?
J.U.A.:
Más que una falla estructural como un impedimento al crecimiento, hay que reconocer que el país ha tenido un desarrollo muy avanzado respecto al uso del gas.  Tenemos coberturas casi cercanas a países como México o Argentina.  Ellos son países que han tenido una larga tradición usando el recurso. Nosotros hemos llegado a cubrir casi cualquier industria,  a la cual hemos podido ofrecerle el suministro.  Tenemos un parque automotor convertido a Gas Natural Vehicular,  que supera inclusive al de Estados Unidos.  Es decir, hoy en día la expectativa de crecimiento ya la hemos satisfecho.  Quedan retos por supuesto,  pero están vinculados a expandir internacionalmente el consumo del gas producido o transportado por el país.

  1. De acuerdo con estudios sectoriales, el tamaño del mercado colombiano de gas puede caracterizarse como pequeño, en términos internacionales. Igualmente, el consumo de gas por habitante, probablemente por  el bajo ingreso per cápita, no es muy grande, comparado con otros países. ¿Cuáles son los esfuerzos institucionales o empresariales que buscan superar esta situación?

J.U.A.: Si se comparan esas mismas estadísticas, es posible que al analizarlo se tenga que considerar un componente que es bastante particular a Colombia: el aporte hidráulico en la generación de energía, es decir que antes de comparar si nuestro consumo per capita de gas es bajo o nuestro consumo agregado, debería aislarse cuanto de ese gas en los países con los que se nos podría comparar es usado en generación de energía eléctrica. Por lo tanto nuevamente reitero que nos encontramos en un mercado con una madurez, la cual es ejemplo de la buena coordinación público-privada a lo largo de estas casi 3 décadas de política de masificación.

I.P.  ¿Cuáles son las perspectivas a corto plazo para ampliar el mercado  internacional del gas nacional?
J.U.A.:
Ya existen empresas productoras en alianza con transportadores para llevar el gas natural a Centroamérica y al Caribe, junto con proyectos que están en marcha desde hace casi 5 a 7 años.  Empresas que concluyeron que la rápida expansión del gas natural en Colombia puede ser replicada.  Por ende,  el mercado puede en estos mismos momentos estar siendo ampliado,  usando técnicas más que todo de transporte  y que han sido diseñadas para crecimientos modulares como el GNC o el GNL en barcazas.

El monopolio del mercado del gas en Colombia

I.P.  De acuerdo con estudios recientes Ecopetrol concentra  65-70% de la oferta de gas comercializable en el país y  los bloques exploratorios asignados por la ANH a la fecha tienen a la empresa estatal como participante en 25% de los 22 millones de hectáreas asignadas para exploración; y por último la posible importación de gas desde Venezuela se realizará a través de Ecopetrol. ¿Cuál es el impacto de esta situación de monopolio sobre el mercado del gas en Colombia?
J.U.A.: Ciertamente, la presencia de un agente que concentre la oferta trae implicaciones en un mercado.  De ahí que la CREG (Comisión de Regulación de Energía y Gas),  tuvo la prudencia durante mucho tiempo,  de mantener una regulación de precios,  acorde a esta situación. La regulación determinó,  durante un período prolongado,  precios muy por debajo de los que se conseguiría en mercados internacionales (Henry Hub, Zeebruge, NBP…). Algo positivo para impulsar el crecimiento de la demanda, pero negativo desde la perspectiva de los productores, que podrían haber obtenido mejores precios, si estuvieran integrados al mercado internacional.

 I.P. ¿Observa perspectivas de cambio en relación  a esta situación?
J.U.A.:
Los tiempos van cambiando y factores como la posibilidad de tener una terminal de regasificación, la entrada de nuevos jugadores al mercado o la misma importación desde Venezuela,  comienzan a mostrar la posibilidad de una estructura distinta a nivel de la oferta en el país. De ahí,  que hoy en día aun con esta concentración por parte de Ecopetrol,  la regulación está previendo un escenario más competitivo, por lo que se decidió por la liberalización de los precios. Algo que en la práctica nos ha mostrado que es posible de implementar, dado que cuando se negociaron los nuevos precios a finales de 2013,  las fuerzas del mercado lograron evitar una alta volatilidad y generar un precio cercano al de un mercado liquido (2.72 USD/Mbtu en mercado no regulado y 3.96 USD/Mbtu en regulado) y no muy alejado del vigente hasta el momento.  Por lo que aun con este agente, dada la situación actual, no hay riesgo de desabastecimiento o de un incremento sin control de los precios.

El fenómeno del niño y la demanda nacional de gas

I.P. ¿Cuál es el impacto del fenómeno del niño sobre la demanda nacional  de gas y sobre la estructura de precios  al consumidor?
J.U.A.:
Hasta el momento el fenómeno del niño ha resultado ser de un nivel moderado, para fortuna del país. Es posible que cuando comenzaron los anuncios a finales del primer trimestre del año,  en donde se corroboraba una alta probabilidad de la presencia del fenómeno,  se halla presentado un efecto especulativo, principalmente ligado al mercado secundario de gas y movido por lo general por agentes comercializadores. Lo cual, puede estar teniendo implicaciones en los precios de reventa y en los precios de energía eléctrica,  mas no en los precios al consumidor de gas.

I.P ¿Cuál es la razón?
J.U.A.:
Por lo general, los distribuidores del país (que son aquellos quienes atienden a la demanda residencial), contrataron el suministro a largo plazo (2 a 5 años) y con precios relativamente bajos. Estos  precios,  para conveniencia de los usuarios,  son igualmente estables en relación con los cambios o variaciones de corte diario que son los que por lo general se ven afectados por estos eventos, en principio por la manera en la cual se indexan.

Gasoductos y la masificación del gas

PRESELECCIÓN 32 - copia
Foto cortesía Confedegas

I.P. ¿Cuál es el balance sobre los planes de masificación del gas natural en el país?
J.U.A.:
Muy positivo.

I.P ¿Cuál es su diagnóstico sobre la estructura actual de gasoductos en el país?
J. U. A.:
Una infraestructura adecuada a nuestras necesidades actuales y de mediano plazo.

I.P ¿Qué balance tiene CONFEDEGAS sobre la ampliación de la cobertura del gas para el campo?
J.U.A. :
En primer lugar es un plan que lastimosamente se ha dejado de lado, el impulso inicial que se tenía de sustituir leña y carbón por el GLP se ha perdido, lo cual es algo lamentable,  puesto que las ganancias que se pudieron obtener en materia de salud pública y bienestar eran sustanciales.  Fue una tarea que entre el Estado y las compañías privadas pudo llegar a buen término.  Lo que sucedió finalmente fue que al concluir un primer piloto del programa, ubicado en el departamento de Cauca (año 2005),  el proyecto se abandona ante unos resultados que no pueden considerarse concluyentes.

I.P. ¿Pero cuál es la situación ahora?
J. U. A.:
Casi inmediatamente se dan las consultas para el inicio e implementación del esquema de Responsabilidad de Marca, lo que hace que las compañías distribuidoras destinen su tiempo y recursos a tal implementación.  Lo que lleva a que el programa de gas rural pase a un segundo plano.  A esto se le suma la creciente incursión del gas natural y que de una forma agresiva desplaza al GLP de las zonas urbanas.  Es ahora, después de tantos cambios,  que nuestras empresas vuelven a ver en el campo una posibilidad,  tanto de crecimiento como de contribución a las comunidades.  Sin embargo,  todos estos cambios han acarreado una carga económica sobre las compañías, a lo que se suma que la distribución rural es todo un reto logístico, por lo cual hacer una nueva incursión demandara no solo un nuevo esfuerzo financiero propio,  sino también con un apoyo gubernamental”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here