Alex Epstein “SIN COMBUSTIBLES FÓSILES VOLVERÍAMOS A LA EDAD DE PIEDRA”, entrevista de la Revista ACP Hidrocarburos

0
238
alex-epstein
Epstein: “Soy optimista sobre el dominio de los problemas ambientales, siempre y cuando defendamos la libertad de desarrollar y utilizar las mejores tecnologías para mejorar nuestras vidas”.

La Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) invitó al filósofo Alex Epstein, autor del libro ‘El argumento moral de los combustibles fósiles’, a exponer sus ideas principales en el II Congreso de la ACP, realizado a finales de septiembre en Bogotá. Antes había conversado con la revista ACP Hidrocarburos sobre cómo piensa nuestra sociedad acerca de los temas relacionados con la energía que usamos. La compartimos con ustedes.

Pensar sobre los temas importantes de la vida. Esta es la labor para la cual se entrenó en Filosofía el escritor Alex Epstein. Y aunque parece una tarea sencilla, hoy hay tanta información disponible, resulta tan complejo distinguir entre lo que es cierto y lo que no y es tan fácil casarse con posturas que parecen políticamente correctas, que el trabajo de filósofos como él se hace fundamental para comprender el mundo en el que vivimos.

El tema importante de la vida que a Epstein le llamó la atención fue la energía, en particular porque cuando las personas piensan en ella suelen llegar a ciertas conclusiones sin antes valorar todos los aspectos, tanto negativos como positivos, de cada una de las variables involucradas. Su conclusión después de un minucioso estudio y un largo análisis fue que la humanidad ha mejorado su calidad de vida gracias a los combustibles fósiles y que impedir su uso sin tener una fuente de energía alternativa, barata, accesible y confiable puede traer como consecuencia un retroceso en el bienestar de los seres humanos.

Estas reflexiones quedaron registradas en el best seller ‘The moral case for fossil fuels’, (El argumento moral de los combustibles fósiles), editado por Penguin en 2014. Una publicación que, además, le valió críticas de personas que aseguraban que la única forma de que llegara a tales conclusiones era que su investigación fuera financiada por empresas del sector petrolero.

En esta entrevista con ACP Hidrocarburos, Alex Epstein desnuda los sesgos más comunes que se han construido entorno a los combustibles fósiles. “Sin combustibles fósiles volveríamos a la Edad de Piedra”.

ACP: ¿Por qué decidió ‘construir un argumento’ a favor de los combustibles fósiles?

Alex Epstein: Mi formación es en Filosofía, en particular Filosofía Moral, que enseña a pensar con mucho cuidado y precisión sobre los temas más importantes de la vida. Yo no aprendí nada sobre energía a lo largo de mi formación salvo todo tipo de informaciones (que luego consideré como propaganda) sobre la industria de los combustibles fósiles. Desde luego, en ese entonces no aprendí nada positivo; sin embargo, después quedé fascinado por el tema de la energía y me encontré con que la forma como la gente piensa sobre este tema no tiene sentido. Especialmente, he encontrado que la forma como pensamos acerca de los combustibles fósiles no refleja en nada su papel esencial en el desarrollo humano, y creí que la opinión pública necesitaba conocer lo que llamo ‘el argumento moral para los combustibles fósiles’.

ACP: Usted escribió ‘El argumento moral para los combustibles fósiles’ hace un par de años, ¿cree que sus tesis siguen siendo tan válidas como lo fueron en 2014?

AE: Sí. El enfoque básico del libro (que consiste en que debemos evaluar los contextos completos de los impactos que tienen las fuentes de energía) es atemporal, y aún es cierto el hecho de que es mejor usar libremente combustibles fósiles que restringirlos en el futuro.

ACP: Mucha gente piensa que la solución al cambio climático se dará reduciendo sustancialmente el uso de combustibles fósiles, pero usted no, ¿por qué?

AE: Si comparamos lo que se ha demostrado científicamente frente a lo que se ha especulado, el impacto climático del dióxido de carbono (CO2) es real, pero suave y manejable. En los últimos 80 años, hemos aumentado la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera de 0,03% a 0,04%, y el calentamiento del planeta ha sido de poco más que el del calentamiento natural evidenciado en 80 años. El calentamiento total, natural y artificial, durante los últimos 160 años ha sido de 1 grado Celsius. Muchos científicos y organizaciones prominentes predicen catástrofes —por ejemplo, muchos afirman que otro medio grado o 1 grado que aumente la temperatura del planeta sería la ruina— pero esto es una especulación salvaje, que además no es nueva. Hace treinta años, John Holdren, quien es ahora el principal asesor científico del presidente Obama, predijo que a estas alturas nos estaríamos acercando a mil millones de muertes relacionadas con el CO2 y con la hambruna que la contaminación generaría. En lugar de eso, las cifras de hambre se han desplomado, al igual que las muertes relacionadas con el clima. Según información de la Base de Datos Internacional de Desastres, las muertes por causas relacionadas con el clima, tales como calor extremo, frío extremo, tormentas, sequías e inundaciones, han disminuido a un ritmo de 50% desde la década de 1980 y a uno de 98% desde el inicio de las principales emisiones de CO2, hace 80 años.

ACP: ¿Por qué se da esto si el uso de los combustibles fósiles ha aumentado?

AE: Porque si bien el uso de combustibles fósiles tiene un leve impacto en el calentamiento global, también tiene un enorme impacto protector. La naturaleza no nos da un clima estable; al contrario, nos da uno cambiante y peligroso que tenemos que volver seguro para nosotros. Y lo que está detrás de la existencia de estos edificios resistentes, de la calefacción asequible y los aires acondicionados, de los aparatos que alivian la sequía y todo lo que nos mantiene a salvo de ese clima cambiante, es una energía barata, abundante, fiable, la cual se genera mayoritariamente a partir de combustibles fósiles.

Si el mundo subdesarrollado está teniendo problemas para lidiar con el clima, no es debido a nuestro cambio de 0,01% de CO2 adicional en la atmósfera ni al medio grado de temperatura que ha aumentado la Tierra; es porque no ha seguido los ejemplos de China, India y otros países que han aumentado el uso de los combustibles fósiles. Entonces, el objetivo debe ser ayudar a aumentar este uso, especialmente porque los beneficios de los combustibles fósiles van mucho más allá de lo climático: es energía barata, abundante, confiable, que da a los seres humanos el poder de mejorar todos los aspectos de la vida, incluyendo productividad, alimentos, ropa y vivienda. No se puede ser una persona humanitaria y condenar la energía que la humanidad necesita.

ACP: Pero, justamente, las imágenes de la contaminación de Pekín, en China, se utilizan con frecuencia para hablar de los daños de los combustibles fósiles a nuestro medio ambiente. ¿Cómo describiría los beneficios de estos en la calidad de vida del pueblo chino?

AE: Cuando nos fijamos en los datos, vemos que en las últimas cuatro décadas el ingreso promedio, la esperanza de vida y muchas otras mediciones del bienestar humano se incrementaron dramáticamente en China, y esto es cierto para centros urbanos tan grandes como Pekín. Cuando vemos un efecto secundario desagradable, tenemos que evaluar lo que sucede en un contexto más global. Entonces, algunas de esas grandes ciudades tienen una gran cantidad de humo durante muchos días, pero tienen una esperanza de vida superior, y esa es la razón por la cual las personas terminan viviendo allí. Si hay algo en la política local que está causando que la tecnología tenga más efectos negativos que positivos es algo que debe arreglarse. Y seguramente en China ese es el caso. Pero en lugares como el estado norteamericano de Dakota del Norte, podemos ver que hay enormes reservas de carbón y que su electricidad se genera a base de carbón. El aire que ellos respiran es uno de los más limpios del país; luego, la tecnología sobre la base de carbón es perfectamente capaz de producir energía maravillosa para miles de millones de personas. Incluso en los países pobres, que no tienen acceso a la misma tecnología para el carbón, los combustibles fósiles siguen teniendo un enorme beneficio neto en comparación con las alternativas disponibles y asequibles.

ACP: ¿Por qué cree que la gente no habla de los beneficios del uso de combustibles fósiles como sí se habla de los riesgos?

AE: En la Filosofía, una regla básica de pensamiento es que usted tiene que mirar con mucho cuidado tanto los aspectos positivos como negativos de todas las alternativas. Sin embargo, cuando pensamos en la energía, se nos enseña a pensar solamente en lo negativo de los combustibles fósiles y no en lo positivo. Así mismo sucede con la energía verde: se nos enseña únicamente a pensar en aspectos positivos, pero no en los negativos. Eso, obviamente, es un sesgo, no tiene ningún sentido y, sin embargo, lo hacemos cotidianamente.

ACP: El Acuerdo de París sobre el Cambio Climático reconoce una preocupación mundial sobre este asunto y establece objetivos ambiciosos. ¿Qué opina sobre este acuerdo? ¿Cree que la relación costo-beneficio de este esfuerzo será positiva?

AE: Creo que cualquier reunión de líderes internacionales debe centrarse en lo que va a promover el progreso humano, puntualmente en lo que va a evitar las amenazas para dicho progreso. En el Acuerdo de París la mirada se centra en la energía que mueve cada máquina, que hace que nuestra sociedad se diferencie de una basada en el trabajo manual y otra en el desarrollo de las máquinas. Es decir, la diferencia entre una esperanza de vida de 30 años y una de 80. Con este acuerdo, un mundo donde la mitad de las personas no tiene acceso a la energía decidió prohibir los combustibles que mejor funcionan para la mayoría. Así, no solo tenemos una enorme reducción de nuestra calidad de vida, sino que las personas más pobres no tendrán la posibilidad de subsistir o salir de la pobreza. En ese sentido, el COP21, en lugar de tratar de ampliar y mejorar el progreso humano, está tratando de reducirlo radicalmente. Por suerte, el Acuerdo de París cuenta con escasa aplicación y pocos países se han comprometido sustancialmente con lo que va a pasar.

alex-epstein-en-un-encuentro-con-estudiantes-en-la-loyola-marymount-university
Alex Epstein en un encuentro con estudiantes en la Loyola Marymount University.

ACP: ¿Cómo ve el futuro de las energías renovables?

AE: La idea de la renovabilidad consiste en que una fuente de energía se reponga a sí misma una y otra vez, pero, ¿por qué es un ideal? En la mayoría de los ámbitos, tenemos el deseo constante del cambio; por ejemplo, la gente quiere un mejor teléfono con los mejores materiales, sin darle importancia a si esos materiales existirán en doscientos años o si sería más ‘renovable’ utilizar dos vasos de plástico y una cuerda. En lo que la mayoría de la gente piensa cuando dice ‘renovable’ es en la energía solar y la eólica, alternativas que han demostrado ser costosas y poco confiables. Su futuro a corto plazo depende de qué tanto están dispuestos a dar los gobiernos para sostener estas alternativas. Septiembre a noviembre de 2016 Panorámica refinería de Barrancabermeja “Soy optimista sobre el dominio de los problemas ambientales, siempre y cuando defendamos la libertad de desarrollar y utilizar las mejores tecnologías para mejorar nuestras vidas”.

ACP: ¿Cuáles piensa que son los principales desafíos medioambientales en un futuro próximo? y ¿cómo hacerles frente?

AE: Soy optimista sobre el dominio de los problemas ambientales, siempre y cuando defendamos la libertad de desarrollar y utilizar las mejores tecnologías para mejorar nuestras vidas. La historia ha demostrado que podemos aumentar nuestro nivel de desarrollo y al tiempo disminuir los efectos secundarios. Las principales causas de los grandes impactos ambientales negativos en la actualidad son la pobreza y la falta de desarrollo. Es por eso que Corea del Sur y República Dominicana son países mucho más limpios ambientalmente y más sanos que Corea del Norte y Haití. Entonces para que el mundo desarrollado pueda avanzar aún más se requerirá mucha más energía, tecnología, libertad económica y política.

ACP: ¿Qué pasaría si el día de mañana no tuviéramos combustibles fósiles?

AE: Probablemente, la mayoría de nosotros moriría en poco tiempo y los sobrevivientes vivirían en un mundo muy pobre, de escasos recursos. En la sociedad moderna, todo de lo que dependen nuestras vidas tiene que ver directa o indirectamente con los combustibles fósiles. Estos son necesarios para actividades que abarcan la electricidad, el abastecimiento de agua para la agricultura y la manufactura, entre otros. En definitiva, no podríamos construir paneles solares o turbinas eólicas sin ellos. Si nos quedáramos sin los combustibles fósiles, directamente nos iríamos de vuelta a la Edad de Piedra y la tecnología de la Edad de Piedra no puede soportar la población actual, ni el nivel de riqueza que tenemos.

ACP: Colombia es un país con un enorme potencial tanto en energías renovables como en combustibles fósiles, ¿cómo cree que este país puede equilibrar su matriz energética con responsabilidad?

AE: No creo que esto sea una cuestión de equilibrio. Las políticas de uso de energía hacia el futuro consisten en utilizar siempre la forma más competitiva de la energía. Me gusta llamarlas energías progresivas, ya que son parte de un proceso de mejora continua, de encontrar la mejor manera de obtener energía a partir de los recursos potenciales del planeta. En este momento, las que cumplen con estas características son en su mayoría las de los combustibles fósiles, seguidos por la energía eléctrica y la energía nuclear. ACP

Usted puede leer el texto original  en www.acp.com.co

https://www.acp.com.co/images/pdf/publicaciones_e_informes/revista/ACP%20ED18.pdf

Dejar respuesta