En autopistas europeas SHELL SE ALÍA CON AUTOMOTRICES PARA INSTALAR CARGADORES ELÉCTRICOS ULTRARÁPIDOS, por Ron Bousso

0
45
La compañía espera que la flota global de autos eléctricos crezca desde cerca de 1% actual a 10% en 2025. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

LONDRES – Royal Dutch Shell se asoció con destacadas automotrices para instalar cargadores ultrarrápidos en las autopistas europeas, tomando ventaja en la carrera para acabar con uno de los mayores obstáculos que presenta el sector del automóvil eléctrico.

El acuerdo de Shell con IONITY —un emprendimiento conjunto entre BMW, Daimler, Ford y Volkswagen— instalará inicialmente puntos de carga en 80 localizaciones en autopistas en 2019, señaló en un comunicado.

Gigantes energéticos como la francesa Engie y la alemana E.ON, así como actores de nicho como la firma estadounidense ChargePoint, están instalando también sus redes de carga de vehículos en Europa, pero Shell asegura que la tecnología de IONITY es clave para lidiar con el problema de las largas distancias de viaje.

Aunque los vehículos eléctricos suponen en la actualidad una pequeña fracción del mercado automovilístico mundial, el ritmo de crecimiento y un periodo sostenido de bajos precios del crudo están impulsando a las compañías petroleras a reevaluar modelos de negocio con un siglo de antigüedad, en un momento en que el mundo se mueve hacia medios de transporte más limpios.

De acuerdo con las proyecciones más agresivas de Shell, la compañía espera que la flota global de autos eléctricos crezca desde cerca de 1% actual a 10% en 2025, desplazando la demanda de petróleo a una cifra equiparable a unos 800.000 barriles por día.

Su rival BP anunció en agosto que estaba en conversaciones con fabricantes de autos eléctricos sobre acuerdos para ofrecer puntos de recarga de baterías en sus estaciones de servicio.

El número de puntos de carga para autos eléctricos en Europa casi se triplicó entre 2014 y 2017, llegando a cerca de 120.000, según el Observatorio Europeo de Combustibles Alternativos. No obstante, los fabricantes han tenido problemas para ir más allá de un viaje corto por las limitaciones de las baterías, la falta de puntos de carga y largos tiempos de recarga.

Con la tecnología IONITY, los autos con capacidad avanzada de carga de hasta 350 kilovatios tardarán entre cinco y ocho minutos en cargarse, indicó Shell. Las 80 estaciones serán instaladas en Bélgica, Reino Unido, Francia, Holanda, Austria, República Checa, Hungría, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia.

(Reuters)

Dejar respuesta