Conferencia en Roma LÍDERES DE ORIENTE MEDIO PRESENTAN “PANORAMA OSCURO”, por Crispian Balmer

0
74
Imagen de archivo del ministro de Relaciones Exteriores de Catar, jeque Mohammed bin Abdulrahman al-Thani, REUTERS/Denis Balibouse

ROMA – Cuando Italia organizó una conferencia enfocada en Oriente Medio, el Golfo Pérsico y el Norte de África, prometió mirar más allá de la agitación que afecta a la región y promover una “agenda positiva”.

Pero muchos de los 45 jefes de Estado, ministros y líderes empresariales que asistieron al evento en los últimos tres días vieron poco por lo cual celebrar.

El ministro de Relaciones Exteriores de Catar, jeque Mohammed bin Abdulrahman al-Thani, se manifestó pesimista, lamentando “una falta de sabiduría” en la región, “sin esperanza” a la vista para que la gente común que quiere ver el fin de años de conflictos, turbulencia y sectarismo.

“Quizás he presentado un panorama oscuro, pero no es oscuro como he explicado, sino más oscuro”, declaró Thani, cuyo país sufre un bloqueo económico de sus vecinos árabes, que acusan a Catar de respaldar al terrorismo.

Catar niega las acusaciones y la crisis ha llevado al pequeño Estado rico en petróleo y gas más cerca del Irán musulmán chií, el rival regional de la Arabia Saudita de mayoría musulmana suní.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Irán y Arabia Saudita hablaron en la conferencia, turnándose para criticarse mutuamente.

“Desde 1979, los iraníes literalmente han resultado impunes tras cometer asesinato en nuestra región, y esto tiene que parar”, declaró el viernes el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, quien acusó a Teherán de entrometerse en los asuntos de varios estados árabes, incluyendo Siria, Yemen y Líbano.

Un día antes, en el mismo lugar, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, acusó a Arabia Saudita de bloquear los esfuerzos para un cese al fuego en Siria, “ahogando” a Qatar, desestabilizando al Líbano y respaldando a Estado Islámico.

También desestimó sugerencias de que Teherán esté entrometiéndose en los asuntos de sus aproblemados vecinos o que debería dejar de respaldar a grupos milicianos, como Hezbollah en Líbano.

Entre los motivos para ser optimistas, la mayoría de los participantes apuntaron a la derrota de Estado Islámico, que controlaba grandes porciones de territorio en Irak y Siria, pero que ahora tiene sólo pequeños reductos tras meses de intensas operaciones militares contra el grupo yihadista.

Sin embargo, funcionarios advirtieron que la agrupación no será erradicada fácilmente.

“Ha sido derrotado como una fuerza militar en terreno, pero probablemente vuelva a ciudades para provocar destrucción y propagar terror”, declaró el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, que estimó que el grupo aún podría estar operando en 10 años más.

(Reuters)

Dejar respuesta