Incendio y contaminación NUEVO ATAQUE DEL ELN AL OLEODUCTO CAÑO LIMÓN-COVEÑAS

0
123
El ataque no tuvo efecto inmediato sobre las exportaciones ni el bombeo en el campo Caño Limón.

BOGOTÁ – Un nuevo ataque con explosivos contra el oleoducto colombiano Caño Limón-Coveñas provocó el jueves un incendio de un bosque y la contaminación con crudo de un canal con agua en el noreste del país, informó la petrolera Ecopetrol.

El ataque no tuvo efecto inmediato sobre las exportaciones ni el bombeo en el campo Caño Limón, ubicado en el departamento de Arauca y operado por Occidental Petroleum, puesto que está utilizando el oleoducto Bicentenario para transportar el crudo producido.

“Personal de Ecopetrol cerró la válvula del oleoducto más cercana a la zona del atentado y está a la espera de que la Fuerza Pública asegure el área para ingresar a realizar actividades de mitigación y reparación”, dijo un comunicado.

Aunque el oleoducto no estaba funcionando en el momento del ataque, una cantidad no determinada de petróleo cayó a un canal cerca al municipio de Cubará, en el departamento de Boyacá, dijo Ecopetrol que alertó a los acueductos de los municipios de Arauquita y Arauca, en el departamento de Arauca, por riesgos de contaminación del agua.

Durante lo que va del año, la tubería de 773 kilómetros de longitud y con capacidad para transportar hasta 210.000 barriles diarios de crudo, ha sido blanco de al menos 77 ataques atribuidos por las autoridades militares a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). El oleoducto ha estado fuera de operación 263 días durante este año, según Ecopetrol.

El ELN, considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, tiene alrededor de 2.000 combatientes y se opone a las actividades petroleras y mineras de compañías multinacionales, alegando que aprovechan los recursos naturales sin beneficiar a los colombianos.

El presidente Iván Duque, quien asumió en agosto, ha condicionado la continuidad de una negociación de paz con el ELN —iniciada por su antecesor Juan Manuel Santos— a que los rebeldes suspendan unilateralmente los secuestros, los ataques y se ubiquen en una zona geográfica con supervisión internacional, demandas que el grupo rebelde rechazó en el pasado.

Analistas temen que una eventual decisión del gobierno de suspender definitivamente la negociación con el ELN provoque un aumento de los ataques contra la infraestructura económica del país, incluidos los oleoductos.

(Reuters)

Dejar respuesta