Plantea el Presidente de Gasnova SUBSIDIO AL GAS LICUADO DEL PETRÓLEO DEBE EXTENDERSE A TODO EL PAÍS

0
147
Martínez Villegas: "El GLP no ha alcanzado todo su potencial dentro de la canasta energética debido a la oferta insuficiente y a que combustibles sustitutos como el gas natural, tienen subsidios con cobertura nacional desde hace más de una década".

BOGOTA – Alejandro Martínez Villegas, presidente de la Asociación Colombiana del GLP- Gasnova, explicó que con el incremento de los subsidios, vía Presupuesto General de la Nación (PGN) se puede ampliar la cobertura a nivel nacional para el uso del gas licuado del petróleo (GLP) en el sector residencial, ya que los planes piloto han demostrado los buenos resultados.

Así mismo, Martínez Villegas explicó las razones no solo para masificar el uso del combustibles, sino también para llevarlo a las Zonas No Interconectadas (ZNI) y así reemplazar la leña en los hogares, y de paso para generar energía.

Gasnova es la entidad gremial que reúne 76% de las empresas que comercializan y distribuyen el GLP en 900 municipios de 83% del territorio nacional. Se calcula que más de 12 millones de colombianos utilizan este hidrocarburo para cocción de alimentos; y que en todo el país se consumen 603 millones de kilogramos de GLP.

—¿Por qué se debe extender el subsidio del GLP a otras zonas del país?

La demanda energética del país, en especial la residencial de los estratos 1 y 2, han encontrado en el GLP un combustible con ventajas importantes, referentes a instalación y movilidad, razón por la cual se ha posicionado como un combustible importante. Hay que establecer la metodología para la asignación de subsidios requeridos sin distinguir entre cilindros y tanques estacionarios, ya que estos últimos presentan una eficiencia económica, así como el potencial en materia de redes.

—¿Cuál es el panorama actual del GLP en el mercado nacional?

El GLP no ha alcanzado todo su potencial dentro de la canasta energética debido a la oferta insuficiente y a que combustibles sustitutos como el gas natural, tienen subsidios con cobertura nacional desde hace más de una década, y que lo pone en desventaja para ser competitivo, y particularmente para llegar a los sectores de menores ingresos, y al rural en regiones aisladas, en donde muchos hogares aún utilizan la leña para subsistir.

—¿Cómo se debería diseñar esta política?

Para ampliar la cobertura en las Zonas No Interconectadas (ZNI) se requiere el aporte de más subsidios desde el Presupuesto General de la Nación (PGN) para darle sostenibilidad como objetivo prioritario.

—¿Cuál es la propuesta del gremio?

El plan es garantizar que al menos 15% de las familias que consumen leña en el país puedan acceder al GLP. Se calcula que 225.000 hogares, de un total de 1.500.000 que aún utilizan el combustible vegetal, puedan beneficiarse con el gas en cilindros. Se requerirían recursos del PGN por el orden de 100.000 millones de pesos anuales.

—¿Cómo se utilizarían los subsidios para ampliar la cobertura?

La inversión inicial sería de 225.000 pesos por familia correspondiente al kit básico de consumo para GLP; es decir, un cilindro de 33 libras, estufa y regulador. Este cálculo es con base en el estudio que la Corporación Soluciones Energéticas Integrales (Cosenit) realizó para la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME). Este plan de cobertura debe considerar además una revisión a los subsidios al GLP en cilindros y extenderlo a tanques estacionarios, para así tener acceso a un mayor número de potenciales clientes.

—¿Cómo se desarrollaría la estrategia de implementación?

La UPME incluirá dentro del Plan Energético Nacional (PEN), al GLP como una alternativa limpia y versátil para reducir el consumo de leña en ZNI. El Ministerio de Minas y Energía trazaría las señales de política que soporten económicamente a la nueva demanda como fuente, tanto para la sustitución del combustible vegetal como la generación de energía.

—¿Cómo se debería trazar esa política de estado para extender la cobertura del GLP?

Mediante documento Conpes, se debería expedir un plan de masificación de GLP, en el que se incluyan los estímulos equilibrados necesarios para maximizar su producción nacional a precios por debajo de paridad importación. Así mismo, la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), debería revisar la fórmula del precio nacional regulado, con el propósito de reducir la volatilidad para contratos de largo plazo. Para ello, considerará promedios móviles de por lo menos seis meses de los índices de referencia internacional.

—La gran queja de los usuarios del GLP en el país son las tarifas…

Se debe implementar fórmulas que ofrezcan alternativas económicas para darle manejo a la volatilidad en los precios regulados del GLP en contratos a mediano y largo plazo.

Dejar respuesta