Programa de Digitalización Repsol TECNOLOGÍA PARA TRANSFORMAR EL SECTOR ENERGÉTICO

0
137
La aplicación Waylet, que ya tiene más de un millón de clientes registrados, ha ampliado su gama de servicios para convertirse en una 'billetera universal' que permite a los usuarios pagar por las compras en cientos de restaurantes e instalaciones de ocio.

Una nota de prensa de la petrolera española informa que en menos de dos años el Programa de Digitalización Repsol ya ha puesto en marcha más de 130 iniciativas. La digitalización es uno de los principales trampolines de crecimiento y está incluida en la actualización estratégica que la empresa presentó en junio de 2018.

Más de 1.000 profesionales participan en esta tarea, que cubre toda la organización y permite a Repsol establecerse como una compañía de energía global a través de la implementación de tecnologías como análisis de datos, inteligencia artificial, en todos los canales, el EPR o Blockchain.

El proceso de digitalización se extiende a través de toda la cadena de valor de la empresa, sus unidades de negocio, y sus empleados, de los equipos de base a la alta dirección. “No es sólo acerca de la utilización de tecnologías. Al ser parte de una cultura que está abierta a cambiar, define nuevas formas de trabajo y busca objetivos tangibles”, explicó Valero Marín, Director de Repsol Información (CIO) y Director de digital (CDO).

En 2018, más de 70 millones de euros se destinaron a iniciativas digitales, y para 2019 se espera que esta cifra pase a estar cerca de 150 millones de dólares. El objetivo es ayudar a transformar el sector energético y mejorar aspectos como la eficiencia, la seguridad, el valor de los datos, optimización de recursos, y la agilidad.

Estas iniciativas digitales ayudan a los profesionales de Repsol ante los desafíos que enfrentan y les permiten mejorar su trabajo y satisfacer mejor las necesidades de sus clientes, que desean tener acceso a servicios más personalizados y avanzados. Las iniciativas incluyen el seguimiento de las operaciones en tiempo real, las aplicaciones móviles para mejorar la seguridad en las tareas de mantenimiento en las instalaciones industriales, y los nuevos modelos de negocio no petrolero en las estaciones de servicio ‘conectados’.

Una empresa “basada en datos”

Repsol quiere reforzar su posición como una “empresa basada en datos”, es decir, una empresa que utiliza el análisis de datos para la planificación inteligente y se adapta a los clientes que exigen más servicios personalizados y una experiencia en todos los canales. Para ello, la empresa ha identificado más de 70 iniciativas que ayudarán a convertir los varios petabytes de datos que actualmente tiene a su disposición en un factor competitivo clave.

La digitalización también debe servir para promover un cambio cultural con los recursos que forman a los profesionales “en un nuevo mapa digital de talento para ayudarnos a ser una organización más ágil que pone a prueba y pone en marcha proyectos de forma rápida”, continuó Valero Marín. Por lo tanto, también incluye la implementación de metodologías colaborativas o la innovación abierta para que los procesos digitales impregnen nuestro trabajo diario en la empresa.

Los nuevos ingresos y una mayor sostenibilidad

Repsol estima que la digitalización aportará un beneficio de 300 millones de euros al año hasta 2020, que ascenderá a mil millones para 2022, como resultado de los nuevos ingresos y la optimización de las inversiones y gastos. También aumentará la seguridad del proceso, ayudará a reducir las emisiones, y fomentará iniciativas de economía circular.

La transformación digital dará lugar a la creación de 500 nuevos perfiles profesionales, puestos de especialistas en el análisis de datos, facilidad de uso, servicios en la nube, Internet de los Objetos (IO), robótica automatización de procesos (RPA), gestión de clientes, o los matemáticos y los antropólogos. Estos serán ocupados por los nuevos reclutas o cambios de conducta internos.

Más de 130 iniciativas en todos los negocios

Los más de 130 iniciativas digitales que están actualmente en curso cubren todas las áreas y negocios de la compañía. Por ejemplo, en el área comercial, una nueva plataforma tecnológica ha sido desarrollada para gestionar toda la cadena de suministro de la red de tiendas Supercor Stop and Go. En los próximos cinco años la intención es cubrir 1.000 puntos de venta en España y Portugal con este sistema, que conecta las estaciones de servicio de Repsol con la central de compras de El Corte Inglés.

También en el área comercial, la aplicación Waylet, que ya tiene más de un millón de clientes registrados, ha ampliado su gama de servicios para convertirse en una ‘billetera universal’ que permite a los usuarios pagar por las compras en cientos de restaurantes e instalaciones de ocio, además de pagar el combustible en estaciones de servicio y proporcionar acceso a promociones y ofertas.

El negocio de Upstream es la incorporación de los Centros de Operaciones Integradas (COI) para mejorar la seguridad, la producción y la eficiencia en sus operaciones. Las petroleras internacionales, que ya han sido probados con éxito en los activos de la Sociedad en el Reino Unido, permiten la toma de decisiones más informada a través del análisis de datos de predicción y de gran alcance. La compañía tiene previsto implementar esta herramienta de forma progresiva en el resto de sus activos de exploración.

Repsol ha desarrollado una aplicación y un dispositivo para movilizar las operaciones y tareas de mantenimiento en sus instalaciones industriales. La primera prueba piloto fue en Puertollano y Cartagena, y la iniciativa se ha extendido a todos sus áreas de refino y química y las instalaciones de GLP (gas licuado de petróleo). El dispositivo permite a los usuarios manejar mayor movilidad y muchas tareas in situ que, hasta ahora, requerían varios viajes. Las especificaciones fueron definidas por los usuarios y los propios supervisores con el fin de mejorar la facilidad de uso —por ejemplo, con comandos de voz— y están adaptadas a entornos de máxima seguridad. Más de 2.000 empleados se benefician de esta solución, lo que mejora la seguridad y la eficiencia de las operaciones y reduce los tiempos de mantenimiento.

Por otra parte, la automatización se utiliza para reducir el tiempo dedicado a las tareas de administración repetitivas en el departamento de Servicios Globales. Mediante el uso de la automatización de procesos robóticos, hemos sido capaces de automatizar procesos tales como la firma de contratos. Otros procesos seguirán siendo añadidos hasta alcanzar más de 35. “Algo que mejora la satisfacción de los empleados y facilita su desarrollo profesional”, dice Marín.

Diez centros se han creado para permitir a los cambios tecnológicos, que son equipos de trabajo integrados por especialistas de Repsol, empleados de la empresa que han sido formados en las nuevas tendencias y talentos externos y que proporcionan apoyo técnico a las necesidades digitales de las unidades de negocio. Estos centros incluyen análisis de datos, diseño y experiencia de usuario, en todos los canales, el EPR, Blockchain, Experimentación Digital o ágil.

Enrique Fernández Puertas, Director de Digitalización y Arquitectura de Repsol, explicó que la empresa entiende la transformación digital “como un diálogo abierto con el ecosistema de la innovación. Por lo tanto, colaboramos con más de 40 empresas que se han convertido en nuestros socios en este proceso”, entre los cuales podemos encontrar Accenture e IBM; empresas más especializadas en el análisis o la inteligencia artificial como Turing, Kabel, o Conento; o nuevas empresas como Finboot “a fin de combinar su experiencia en digitalización con nuestra experiencia en el sector de la energía.”

Este enfoque de colaboración también incluye acuerdos con gigantes de la tecnología como Google, Salesforce y Microsoft. Un importante acuerdo ha sido firmado con este último para la adopción de las tecnologías de computación en la nube, tales como la plataforma híbrida Azure y la aplicación de soluciones de productividad basado en el software de Microsoft Office 365. “También estamos experimentando con la aplicación de tecnologías emergentes como High Performance Computing (HPC), la impresión 3D y la realidad mixta para el negocio de la energía, en una serie de acuerdos “con una influencia cruzada de empresas que también funciona como un laboratorio de ideas, “concluyó Fernández Puertas.

 

Dejar respuesta