Reforma Tributaria de Colombia SU IMPACTO PERMANECE INCIERTO, por Fitch Ratings

0
221
Las proyecciones del gobierno apuntan a que el plan tributario recaudará ingresos que representarían 0,7% del PIB en 2017, proporción que podría alcanzar 3,1% en 2022.

El paquete de la reforma tributaria de Colombia ayudará a reducir los déficit fiscales amplios del Gobierno Central, los cuales permanecen en crecimiento y alcanzaron aproximadamente 4% del producto interno bruto (PIB) en 2016, según Fitch Ratings.

Los efectos a mediano plazo de algunas de las medidas del paquete, como prohibiciones de evasión fiscal y disposiciones para aumentar la formalización del mercado de trabajo, son más difíciles de cuantificar.

La mayoría de los factores clave de la reforma tributaria del gobierno ha sido aprobada por el Congreso, incluyendo el incremento en el IVA, la conservación del impuesto sobre las transacciones financieras y la implementación de un impuesto sobre dividendos.

Las proyecciones del gobierno apuntan a que el plan tributario recaudará ingresos que representarían 0,7% del PIB en 2017, proporción que podría alcanzar 3,1% en 2022. No obstante, la recaudación fiscal de la legislación contra evasión fiscal, así como las herramientas administrativas mejoradas y los esfuerzos para impulsar la formalización, permanecen inciertos. Fitch prevé que estas medidas representarán más de un tercio del total de los ingresos estimados para 2019.

Ante mayores gastos por intereses, el gobierno se ajustó a la disminución de ingresos de años recientes mediante la reducción del gasto de capital y el control del gasto corriente; sin embargo, recortar el gasto de manera sostenida resultaría un reto. Este paquete tributario demuestra el compromiso del gobierno de Colombia por atender sus pérdidas de ingresos provenientes del petróleo, reconstruir la base tributaria, así como apoyar la formalización de la economía y la recuperación de las inversiones.

La aprobación de la reforma tributaria aumenta la certidumbre de que el gobierno podrá alcanzar su meta fiscal de 3,3% del PIB en 2017. Aun así, la implementación exitosa de la reforma tributaria, así como la contención y priorización continua del gasto, serán necesarias para cumplir con los objetivos fiscales de mediano plazo. La consolidación fiscal, en conjunto con una mejor perspectiva de crecimiento económico, serán de importancia para mejorar la dinámica de la deuda pública.

Otro factor clave para la calificación de Colombia son sus cuentas externas. Los déficit elevados de cuenta corriente generaron una carga de deuda externa creciente en los últimos años, con una deuda externa bruta sustancialmente lejos de la mediana de los pares calificados en BBB. Fitch estima que el déficit de cuenta corriente de Colombia era inferior a 5% del PIB en 2016, frente a 6,5% en 2015. Gran parte de este ajuste provino de una caída significativa en las importaciones. Ajustes adicionales en el balance de la cuenta corriente se requieren para estabilizar el alza de la deuda externa. Cualquier estabilización dependerá de una mejora en las exportaciones, dado que no es probable que las importaciones disminuyan aún más.

Fitch Ratings determinó una Perspectiva Negativa para la calificación ‘BBB’ de Colombia en julio de 2016 como reflejo del déficit amplio de cuenta corriente del país, así como del endeudamiento externo creciente y la carga de deuda pública en aumento en relación con la de sus pares de calificación. Gran parte del deterioro resultó de la caída en el precio del petróleo.

Dejar respuesta