Antes de su retirada del pacto con Irán TRUMP PIDIÓ APOYO A ARABIA SAUDITA POR PRECIOS DEL CRUDO, por Rania El Gamal, Yara Bayoumy y Alex Lawler

0
115
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia un discurso mientras da la bienvenida al Príncipe Heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, en la Oficina Oval en la Casa Blanca en Washington, EE.UU., el 20 de marzo de 2018. REUTERS / Jonathan Ernst

DUBÁI/WASHINGTON/LONDRES – Un día antes de que el presidente Donald Trump retirara a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, un alto funcionario de la Casa Blanca pidió ayuda a Arabia Saudita para que —en su calidad de mayor exportador mundial de petróleo— garantizara la estabilidad de los precios, si la decisión de Washington impactaba los suministros.

Riad es el archirrival regional de Teherán y un estrecho aliado de Washington desde hace tiempo, pero la presión directa sobre un miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acerca de las políticas de la industria es inusual. La última vez que Washington presionó a los saudíes para incrementar la producción fue en 2012.

Arabia Saudita ha dicho que aunque los precios han superado los 80 dólares por barril, su máximo desde 2014, el mercado debe recuperarse aún de un largo declive. Hasta la llamada telefónica, los funcionarios saudíes aseguraban que era demasiado temprano para elevar la producción.

Riad adoptó esta línea en parte porque unos precios del crudo más altos podrían ayudar a un mejor debut en bolsa de una participación del gigante petróleo Saudi Aramco, algo que podría ocurrir en 2019, dijeron fuentes industriales saudíes a Reuters.

Por esta razón generó sorpresa entre algunos integrantes de la OPEP cuando Riad hizo pública una declaración de apoyo horas después de que Washington impuso nuevas sanciones contra Teherán, asegurando que estaba dispuesto a elevar su bombeo para contrarrestar una posible escasez de suministros.

Tres fuentes conocedoras del asunto dijeron que un alto funcionario del Gobierno estadounidense llamó al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, antes del anuncio de Trump para garantizar que Washington podía contar con Riad, el líder de facto de la OPEP.

Una de las fuentes indicó que la llamada tuvo lugar el 7 de mayo, mientras que las otras dos no especificaron la fecha.

Washington estaba preocupado por la posibilidad de que las sanciones pudieran reducir los envíos desde Irán y elevar más los precios del crudo, señalaron las fuentes. Un portavoz de la Casa Blanca declinó confirmar si llamada ocurrió en efecto.

(Reuters)

Dejar respuesta