¿Retórica o realidad? LOS PAÍSES ÁRABES TRATAN DE DESCODIFICAR LOS MENSAJES DE TRUMP, por William Maclean

0
545
En la imagen el príncipe Alwaleed bin Talal en en Der'iya , Riad, 18 de febrero de 2014. El futuro líder del principal aliado extranjero de Oriente Medio es, en palabras de un príncipe saudí, una "desgracia" de ideas antimusulmanas, abiertamente desdeñoso de las coaliciones árabes en materia de seguridad y que cree que sin Estados Unidos Arabia Saudita no tardaría en dejar de existir.REUTERS/Fayez Nureldine/Pool/File Photo
En la imagen el príncipe Alwaleed bin Talal en en Der'iya , Riad, 18 de febrero de 2014. El futuro líder del principal aliado extranjero de Oriente Medio es, en palabras de un príncipe saudí, una "desgracia" de ideas antimusulmanas, abiertamente desdeñoso de las coaliciones árabes en materia de seguridad y que cree que sin Estados Unidos Arabia Saudita no tardaría en dejar de existir.REUTERS/Fayez Nureldine/Pool/File Photo
El príncipe Alwaleed bin Talal se refirió en Twitter a lso comentarios antimusulmanes de Trump. REUTERS/Fayez Nureldine/Pool/File Photo

DUBAI – El futuro líder del principal aliado extranjero de Oriente Medio es, en palabras del príncipe saudí Alwaleed bin Talal, una “desgracia” de ideas antimusulmanas, abiertamente desdeñoso de las coaliciones árabes en materia de seguridad y que cree que sin Estados Unidos Arabia Saudita no tardaría en dejar de existir.

La victoria electoral del martes convirtió a Donald Trump en el hombre con el que los aliados árabes de Estados Unidos deberán tratar cuando tome posesión de enero, en un momento en el que buscan la ayuda de Washington para poner fin a varias guerras abiertas, además de gestionar crisis humanitarias y dar trabajos a su población en medio de bajos precios del petróleo.

Las diatribas de Trump durante la campaña contra los inmigrantes musulmanes —objeto de comentarios en Twitter del príncipe saudí Alwaleed bin Talal— y contra los aliados árabes que no “pagan” por el apoyo estadounidense sugieren que la relación podría ser delicada. No obstante, no está claro qué distancia habrá entre el Trump presidente y el Trump candidato.

El miércoles, Trump recibió breves mensajes de felicitación de los aliados árabes pero, protocolos aparte, para muchos gobernantes y miembros de la realeza de estos países la victoria del magnate inmobiliario es una fuente de ansiedad. Ahora se enfrentan a un nuevo Estados Unidos dirigido por un empresario que podría trastornar un orden regional que ha prevalecido durante décadas.

A algunos ciudadanos árabes les gusta el estilo directo de Trump y lo alaban por lo que consideran como un firme liderazgo, aunque en privado existe preocupación por la falta de claridad en las políticas de Trump para la región más volátil del mundo.

En concreto, existe inquietud de que la retórica hostil de Trump hacia los inmigrantes musulmanes favorecerá al Estado Islámico y Al Qaeda, que están deseosos de reclutar jóvenes descontentos para combatir a los gobiernos regionales, a los que desprecian como marionetas de Washington.

Los líderes árabes del Golfo Pérsico quieren un presidente estadounidense que entienda sus preocupaciones después de lo que, desde su punto de vista, han sido ocho años de políticas timoratas del presidente Barack Obama.

Particularmente quieren ayuda para hacer retroceder a Irán, su principal rival. Pero temen que el elogio público de Trump a Vladimir Putin animará a Rusia a ampliar su apoyo al presidente sirio, Bashar al-Assad, un aliado de Teherán y enemigo de la mayoría de los estados del Golfo Pérsico.

Aparte de un compromiso con la seguridad de Israel, una constante en la política exterior de Estados Unidos, y cierto tono aislacionista en sus comentarios, muchos de los mensajes de Trump sobre la región siguen siendo vagos y poco pensados, según diplomáticos y analistas.

Las opiniones están divididas acerca de si las declaraciones de Trump en la campaña electoral se pondrán en práctica cuando ejerza su cargo. Entre ellas se encuentra un comentario de que se plantearía dejar de comprar crudo saudí si Riad no ofrece tropas para luchar contra el Estado Islámico.

Faisal Al Yafai, columnista del periódico The National de Émiratos Árabes Unidos, sostuvo que mucha gente cree que Trump utilizó sus comentarios extravagantes para obtener votos y que una vez en el cargo moderaría su actitud.

“Creo que él realmente cree en su retórica. Es muy preocupante que no parezca entender cómo funciona la política global”, dijo. “Por ejemplo, usted no va por ahí diciendo ‘si nuestros aliados fueran amenazados no deberíamos intervenir”.

“Ese tipo de cosas no ayuda a la confianza. Ese colapso de la confianza entre Estados Unidos y sus aliados tiene un impacto de reacción en cadena en la economía y en las decisiones que esos países toman a nivel político”, añadió.

(Reuters)

Dejar respuesta