Según Fitch MÉXICO ‘NO NECESARIAMENTE’ ENFRENTA UNA BAJA EN CALIFICACIÓN SI PEMEX EJECUTA NUEVO RECORTE

0
113
Desde que alcanzó un pico de producción de crudo de alrededor de 3.4 millones de barriles por día (bpd) en 2004, la producción de Pemex ha caído casi a la mitad.

CIUDAD DE MÉXICO – El gobierno de México no necesariamente enfrenta una rebaja en su nota crediticia por parte de Fitch si la calificación de la petrolera estatal Pemex se recortara de nuevo, dijo el viernes un analista senior de la agencia.

Fitch, con sede en Nueva York, rebajó el martes la calificación de la deuda emitida por Pemex en dos escalones, aunque todavía se encuentra dentro de su categoría de grado de inversión.

La medida debilitó el peso y avivó temores de que nuevas rebajas por parte de Fitch u otras agencias calificadoras pudieran aumentar significativamente el costo de financiamiento de Pemex y provocar graves consecuencias fiscales para el gobierno.

“No, no necesariamente”, dijo el analista de Fitch, Charles Seville, en una conferencia telefónica cuando se le preguntó si una nueva rebaja de un escalón de la calificación de Pemex podría llevar a una baja en la nota de la deuda emitida por el Gobierno mexicano.

“No veo que una rebaja en la calificación de Pemex, como la que acabamos de tener, no necesariamente implique una baja en la calificación soberana”, dijo Seville, codirector de calificaciones soberanas de la agencia en América. Pemex tiene una deuda financiera de aproximadamente 106,000 millones de dólares, la más alta de todas las compañías petroleras estatales de América Latina.

Los analistas de Fitch señalaron que las obligaciones tributarias de unos 27,000 millones de dólares que el gobierno le impuso a Pemex el año pasado son una preocupación importante, comparado con los 12,000 millones de dólares pagados por la también estatal Petrobras al gobierno brasileño.

La agencia señaló que el gobierno de México carga a Pemex con muchos más impuestos —que representaron alrededor del 15 por ciento de los ingresos fiscales totales en 2018— a pesar de que produce menos petróleo.

Desde que alcanzó un pico de producción de crudo de alrededor de 3.4 millones de barriles por día (bpd) en 2004, la producción de Pemex ha caído casi a la mitad.

“Esa contracción en la producción ha sido un lastre para el crecimiento y para nuestra visión soberana por bastante tiempo”, dijo Sevilla.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre y prometió fortalecer a Pemex, fijó como meta aumentar la producción de petróleo de México a alrededor de 2.5 millones de bpd al final de su mandato en 2024.

Además de reducir la carga fiscal a Pemex, los analistas de Fitch dijeron que México podría favorecer las finanzas de la petrolera autorizando alianzas con otras empresas, así como la migración de proyectos existentes a regímenes fiscales más favorables.

Lucas Aristizabal, director senior de Fitch para calificaciones corporativas de América Latina, dijo que la migración de algunos activos seleccionados podría reducir la carga tributaria de Pemex en estos proyectos en hasta un 50 por ciento.

(Reporte de David Alire Garcia, traducido por Lizbeth Díaz, editado en español por Adriana Barrera)

Reuters

Dejar respuesta