Tras declarar desierta su licitación PEMEX CONSTRUIRÁ NUEVA REFINERÍA EN MÉXICO

0
103
Foto de archivo: Vista de la sede de la petrolera estatal Pemex en Ciudad de México, México, 5 de marzo 2019. REUTERS/Daniel Becerril

CIUDAD DE MÉXICO – La petrolera estatal mexicana Pemex desarrollará por sí sola una polémica nueva refinería en el sureste del país, luego que las empresas invitadas a participar en el proyecto excedieron el presupuesto y los plazos límite fijados por el Gobierno.

Tras declarar desierta la licitación para elegir al project manager, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo que la nueva instalación cercana al puerto de Dos Bocas, en el estado suroriental de Tabasco, se empezará a construir el 2 de junio y estará lista para mayo de 2022.

Además, aseguró que su Gobierno ya tiene disponible una tercera parte del presupuesto para la refinería que, dijo, no deberá sobrepasar los 160,000 millones de pesos (unos 8,000 millones de dólares).

“La licitación se declara desierta”, dijo López Obrador, conocido por su acrónimo AMLO, en su habitual rueda de prensa matutina.

“Unas (empresas ofrecieron) 10 (mil millones de dólares), otras 12 (mil millones de dólares). Pero se pasan de los ocho (mil millones de dólares) y también en el tiempo: sólo una (empresa) se comprometía a tener la refinería en el 2023”, justificó.

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, había dicho que esta semana se anunciaría al al consorcio ganador de entre las firmas invitadas: la estadounidense Bechtel, que compitió en consorcio con la italiana Techint; la australiana WorleyParsons en consorcio con la estadounidense Jacobs; así como la francesa Technip y la estadounidense KBR.

‘Un berrinche’

Dos Bocas, una promesa de campaña de AMLO, será la séptima refinería de Pemex y forma parte de un plan gubernamental para reducir las crecientes importaciones de gasolinas. Sin embargo, expertos aseguran que la endeudada petrolera debería enfocarse más en exploración y producción que en refinación.

El proyecto podría aumentar la carga financiera de Pemex, la petrolera más endeudada del mundo y que se encuentra al borde de perder su grado de inversión.

“Pemex construyendo por sí mismo la refinería es un berrinche estilo NAICM. La gota que derramará el vaso”, opinó Pablo Medina, analista de Welligence Energy Analytics, haciendo referencia a la construcción del nuevo aeropuerto para Ciudad de México que López Obrador canceló antes de asumir.

Tras el anuncio, el peso mexicano retrocedió más de 1 por ciento, golpeado también por la incertidumbre de los inversionistas globales en torno a las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

Pemex y la Secretaría de Energía serán los encargados de llevar la coordinación del proyecto, realizar la procura anticipada de los equipos, supervisar y desarrollar la ingeniería, procura temprana y construcción de la obra, entre otras funciones.

La planta tendrá una capacidad de procesamiento de crudo de 340,000 barriles por día (bpd).

Nahle estará a cargo de la dirección del proyecto, y durante la etapa de planeación participará la ONU para evitar actos de corrupción, según una presentación de Pemex.

Además, la estatal aseguró que la estrategia de ejecución tendrá como objetivo “beneficiar y maximizar” la participación mexicana en el desarrollo de ingeniería, en la fabricación de equipos y en la utilización de mano de obra especializada.

“Esto nos va a ayudar a terminarla a tiempo, cumplir nuestra palabra. Es un desafío hacerla en tres años y que nos cueste mucho menos de lo que estiman las empresas”, dijo López Obrador.

Reuters

Dejar respuesta