Una iniciativa de Repsol BONOS VERDES PARA RESPALDAR PROYECTOS SUSTENTABLES

0
180
Repsol aumentó su producción de hidrocarburos en 4% en comparación con el mismo periodo de 2017 a un promedio de 713.000 barriles de petróleo equivalente por día.

MADRID – Repsol es la primera compañía de petróleo y gas en el mundo que emite un certificado de “bonos verdes”, como un instrumento de deuda financiera a través del cual los fondos obtenidos se destinarán a proyectos con un claro beneficio medioambiental. Con los 500 millones de euros planteados, la empresa española espera reducir las emisiones de CO2 en 1,2 millones de toneladas. Las inversiones se centrarán en España y Portugal.

“Hemos identificado la oportunidad de financiar proyectos que combatir el cambio climático a través de la emisión de un bono verde como un instrumento para vincular el compromiso de la compañía por la sostenibilidad de sus finanzas”, explica Mariano Benito, director de Financiación en Repsol.

Los bonos, emitidos en mayo de 2017 y con vencimiento a cinco años, “nos permiten diversificar nuestra base de inversores, que atrae a los inversores socialmente responsables con excelentes condiciones financieras”, que representa la financiación pública de más bajo rendimiento de los mercados de capitales en la historia de Repsol.

Las acciones que serán financiadas de esta manera se agrupan en dos categorías: la mayor parte del capital obtenido se destinará a proyectos de eficiencia energética en el área de Refino y Productos Químicos. El resto se destinará a las tecnologías de bajas emisiones allanando el camino para futuros proyectos en el negocio de Exploración y Producción (E & P).

Financiación pionera en la industria

La compañía ha identificado más de 300 proyectos que cumplen con los Principios de Bonos Verdes establecidos por la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA). Se trata de una organización para la autorregulación en los mercados de capitales, que establece “directrices voluntarias para promover la transparencia y la integridad de los bonos verdes”.

Los proyectos incluidos dentro del Marco Bono Verde de Repsol están completamente integrados en el Plan de Carbono y Energía 2014-2020 de la empresa, y se añadirán a otras mejoras operacionales para lograr el objetivo marcado por el plan: evitar 2,1 Mt/año de gases de efecto invernadero en el año 2020.

“A pesar de que otras compañías de energía han emitido los fondos verdes certificados, no hay otras empresas de la misma industria han entrado en este mercado hasta la fecha”, continuó Benito. Este factor de innovación ha hecho muy atractivo el vínculo con Repsol”, ya que permite el acceso tenedores de bonos a un nuevo sector. Esta iniciativa ha ganado el premio anual Iniciativa de Energía Limpia del Año de la revista The Economist: una referencia del sector para la promoción de las mejores prácticas de desarrollo sostenible.

El mercado de ‘capitales verdes’ está creciendo

El objetivo de atraer la inversión socialmente responsable “fue un éxito. Este tipo de inversores aportan más de 50% de la cantidad total”, si se excluye el Banco Central Europeo. “Este es un porcentaje alto, en comparación con los bonos verdes emitidas por otras empresas, donde las inversiones socialmente responsables constituyen menos de la mitad de la cantidad de colocación”, continuó Mariano Benito.

La emisión, por valor de 500 millones de euros, ha sido “muy bien recibida por el mercado, con un volumen de pedidos superiores a cinco veces la cantidad emitida”, lo que demuestra que el ‘mercado verde’ está experimentando una fase de crecimiento robusto. De acuerdo con la Iniciativa de Bonos Climáticos, los bonos verdes representaron 132 mil millones de euros en todo el mundo en 2017, un aumento de 78% respecto al año anterior.

El vínculo ha atraído a todo tipo de inversores: empresas de gestión de fondos, bancos, compañías de seguros, planes de pensiones y los organismos públicos e instituciones. El capital ha provenido principalmente de Reino Unido (26%), España (19%) y Francia (18%). Este es otro síntoma “de que la sostenibilidad está empezando a formar parte de la toma de decisiones de los inversores.”

Dejar respuesta