Una opción para cuidar oleoductos AVIÓN SOLAR PASÓ LA PRUEBA, por Cristina Quiroga R.

0
748
dron-de-vigilancia
La aeronave es pionera en Colombia porque es el primer dron de investigación registrado ante la Aeronáutica Civil.

Más de 18 profesionales y alumnos de la Fundación Universitaria Los Libertadores, lograron —tras seis años de gran esfuerzo— poner a prueba su primer avión solar, no tripulado, que podrá ser usado para labores de vigilancia de oleoductos, centrales térmicas y refinerías, entre otras.

Se trata de Vant Solvendus, un avión solar que realiza su primer vuelo, gracias a los trabajos del Grupo de Investigación en Ciencias Aeroespaciales (GICA) del Programa de Ingeniería Aeronáutica de la Facultad de Ingeniería, en alianza con la Universidad de Sâo Paulo, Brasil, que en su conjunto, realizaron el diseño de este avión no tripulado, conocido comúnmente como dron, el cual podrá aumentar su tiempo de vuelo gracias a un sistema de celdas solares.

Según explicó Julio Enoc Parra, director del GICA de esta universidad, la diferencia con un dron normal es que, luego de su despegue, con baterías, este avión puede volar 24 horas sin parar, gracias a sus celdas solares fotovoltaicas.

Esta ventaja permite vigilar un oleoducto tomando fotos o videos, las cuales son enviadas en tiempo real a una terminal en tierra. El avión tiene seis metros de ancho y 3.5 metros de largo, está fabricado principalmente en fibra de carbono y cuenta con 80 celdas solares flexibles de última tecnología en sus alas, las cuales proveen energía a su computadora de vuelo y motores eléctricos.

Comenta el director del grupo de investigación que —con permisos de la Aeronáutica Civil— este avión vuela a 500 pies, auque su capacidad es de 13 mil pies de altura, con una velocidad de 30 kilómetros por hora, pero puede llegar a 120 kilómetros por hora.

La inversión base ha sido de 500 millones de pesos, con recursos propios. Sin embargo, esperan recuperar los recursos cuando comercialicen el prototipo que patentarán, con cuatro proyectos más que la universidad ha gestionado.

El mundo de los drones

Normalmente las drones comunes son usados para actividades publicitarios y de promoción, pero en el caso del avión Van Solvendus podrá ser usado también para vigilancia de mallas viales, puentes y minas, para aplicaciones topográficas, planeación urbana, supervisión de volcanes, prevención de riesgos, incendios, desastres ecológicos, meteorológicos, geológicos, hídricos o los de origen humano, búsqueda y rescate. Asimismo, para la vigilancia forestal y de la vida salvaje, el control de multitudes en manifestaciones, ciclo vías, festividades y conciertos.

La industria de los drones está acaparando la atención nacional e internacional. Según Andrés Felipe Giraldo Quiceno, director del Programa de Ingeniería Aeronáutica, por ejemplo, Facebook se encuentra desarrollando un proyecto de drones que también incluye paneles solares enfocados a llevar Internet a zonas apartadas.

En el mundo, el mercado de los drones es un negocio que puede generar más de 127.000 millones de dólares de acuerdo con la PWC, donde el sector de la infraestructura participa con 35,6% de la torta; la agricultura con 25,5 % y el transporte de mercancías con 10,2%.

A largo plazo, este sistema abre las puertas para la puesta en funcionamiento de satélites suborbitales, los cuales reemplazan a los tradicionales y pueden funcionar hasta por tres meses seguidos a base de energía solar.

Para Julio Parra, director del GICA “la aeronave es pionera en Colombia porque es el primer dron de investigación  registrado ante la aeronáutica civil”. Asimismo, añadió que este proyecto interinstitucional e interdisciplinario es un gran avance que une diferentes ramas del saber.

Según el doctor Hernán Darío Cerón, profesor del Departamento de Ingeniería Aeronáutica de la Escuela de Ingeniería de Sâo Carlos de la Universidad de Sâo Paulo (Brasil) “En este primer avance se logró verificar los parámetros de vuelo y estructurales de la aeronave, ahora se está trabajando en la implementación de todo el sistema solar para energizar sus componentes internos.”

Una vez pasada la prueba, se estima que en 2017 se hará el vuelo inaugural y la promoción y comercialización de este proyecto solar universitario.

 

Dejar respuesta