Milagro hidroeléctrico y eólico 90% DE ENERGÍA ELÉCTRICA DE ECUADOR SERÁ LIMPIA, Victor Hugo Araujo

0
512
Hidroeléctricas
Sólo la central de Coca-Codo-Sinclair, en las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos,  le permitrá ahorrar a Ecuador 600 millones de dólares en la compra de combustibles.

 

Con el desarrollo de 8 proyectos hidroeléctricos, Ecuador se coloca en capacidad de exportar energía eléctrica a sus vecinos. El país además se ahorrará cientos millones de dólares en combustibles.

En 2009  los empresarios ecuatorianos calculaban en al menos 1.000 millones de dólares las pérdidas  ocasionadas en 45 días de crisis eléctrica a causa  del  fuerte estiaje que, como cada año, azotaba a Ecuador entre septiembre y marzo, por lo menos desde 1995, en un país que se acostumbró a vivir a expensas de las lluvias en la zona del Paute, donde se ubicaba su principal hidroeléctrica.

Esos problemas han quedado atrás. Luego de 7 años, en 2016, con una inversión cercana a los 5.800 millones de dólares, Ecuador prevé que 90% de su energía eléctrica provendrá de fuentes limpias, de centrales hidroeléctricas, con la puesta en operación de 7 de 8 proyectos hidroeléctricos considerados claves para el país andino.

El desarrollo de estos proyectos no solo ayudarán a Ecuador a cubrir sus necesidades sino que incluso le pondrán en condición de  exportar a sus vecinos, a quienes antes les compraba electricidad para abastecerse en épocas de sequía.

Los proyectos que entraran en operación son Coca-Codo-Sinclair, el más importante, con una capacidad de 1.500 megawats;  Sopladora, con 487 MW;  Minas San Francisco 270 MW;  Toachi-Pilaton, 254.4 MW; Delsitanisagua, 180 MW;   Quijos, 50MW;  Mazar-Dudas, 21MG, a los que se une el proyecto Mandariacu, de  60 MW que entraría en operación en marzo próximo.

Esas ocho centrales duplicarán la potencia instalada de Ecuador a 6.779 megavatios.

Varios de esos proyectos habían sido estudiados y planificados décadas atrás pero, según el presidente del Colegio de Ingenieros Eléctricos de Pichincha, Andrés Oquendo,  la falta de recursos y de visión de futuro impidieron que se concretaran.

“Aprovechar los recursos que tenemos, desarrollando energía barata debíamos haberlo hecho hace muchísimo tiempo. Haber retrasado los proyectos por  falta de recursos y de decisión política ocasionó un retraso muy grande y elevados  costos para el país”, dice Oquendo.

Coca-Coda-Sinclair, ubicado en las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos, tiene un costo de alrededor de 2.250 millones de dóalres, de los cuales alrededor de 85% es financiado por la empresa china Sinohydro, a través del Eximbank del país asiático, que también financia los proyectos Minas-San Francisco y Sopladora.

El Coca-Codo-Sinclair comenzó su construcción en 2010 y se prevé que empiece a operar en febrero del próximo año. Al momento,  su construcción registra un avance superior a 80%. Se estima que solo este proyecto ahorrará al país unos 600 millones de dólares anuales en importación de combustibles.

Energía eólica

El Gobierno ecuatoriano también ha trabajado en energía eólica. Desde 2013 opera el Parque Eólico Villonaco, ubicado al sur del país, en la provincia de Loja.

Villonaco se  levanta a 2.720 metros de altura. Producirá 16.5MW de energía eólica, sobre todo para la zona sur del país. Su construcción se inició en 2011 y está en operación desde 2013. La inversión fue de cerca de 52 millones de dólares.

Villonaco es  el primero de esta naturaleza construido en Ecuador continental  y, según el gobierno, el único en el mundo implementado a una altura de 2.720 metros sobre el nivel del mar.  Evita la emisión de 35.270 toneladas de gases de efecto invernadero por año.

En diciembre pasado el gobierno también inauguró el Parque Eólico Baltra y el Parque Fotovoltaico Puerto Ayora, ubicados en la provincia de Galápagos. Ambos sistemas se espera que reduzcan el uso de unos 750.000 galones de diésel en la generación de energía eléctrica y eviten la emisión de unas 5.340 toneladas anuales de CO2 a la atmósfera.

Según datos oficiales, Ecuador tiene una capacidad instalada de alrededor de 5.525 megavatios entre energía hidroeléctrica, térmica y eólica.

El país aprovecha  solo cerca de 15% de su potencial hidroeléctrico. Según el ministro de Electricidad, Esteban Albornoz, con los 8 proyectos  emblemáticos Ecuador espera aprovechar 30% de su  potencial y seguir  incrementándolo en función de la demanda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here