Otra paradoja venezolana PDVSA: CON DÉFICIT DE GAS PERO QUEMA MILLONES DE PIES CÚBICOS, por José Suárez Núñez

0
807
JUSEPIN, Monagas
Jusepín, en el estado Monagas, al nororiente de Venezuela: desde hace una década se pierden millones de pies cúbicos de gas y se daña el ambiente con contaminantes aromáticos.

Petróleos de Venezuela está concluyendo una planta de compresión de gas en el área de Jusepín (en el estado Monagas, al noreste de Venezuela) para recuperar millones de pies cúbicos de gas que se pierden y están “quemando” actualmente en el norte de Monagas,  que podría estar operando este año para recuperar ese gas. 

En las áreas petroleras de Tejero, Muri, Muscar, Musipan, Carito, Pigap, Jusepin y Orocual se estima la pérdida y quema de gas de un volumen de 650 a a 750 millones de pies cúbicos de gas y petróleo en los mechurrios, fosas y centros operativos, que deben ser investigados para tomar las acciones correctivas independientes, ya que la continuidad e intensidad de la quema (combustión) no controlada incide negativamente en las reservas de petróleo y gas en el futuro.

Los mechurrios son sistemas de protección para la disposición segura de los gases e hidrocarburos, actuando como desvío de plantas o controladores de presiones máximas de la red de petróleo-gas.

Es un sistema integrado por equipos auxiliares como recipientes, válvulas de control, bombas y tanques de separación de tres fases, que también están en operación durante la combustión de volúmenes incontrolados. Deben ser inspeccionados en seguimiento continuo, todos y cada uno de los componentes para asegurar su funcionamiento e integridad. Pero están en las peores condiciones físicas. Esto está sucediendo desde 2005.

Cifras internas de Petroleos de Venezuela indican que la “quema irresponsable” de gas en esta área del oriente del país, por falta de mantenimiento, fallas y antigüedad de equipos, compresores, tuberías y el resto de la infraestructura,  ocasiona una pérdida adicional de 150.000 barriles diarios de crudos. Además, la falta de gas ha obligado al Gobierno a importar alrededor de 50.000 barriles diarios de diésel como combustible para las plantas eléctricas.

Esto no es nada nuevo dijeron especialistas consultados. Comenzó en 2005, cuando empresas como la Williams y otras que hacían ese mantenimiento fueron nacionalizadas, y el caos, desidia y falta de recursos llevó a esta crítica situación.

El costo de estos contratos se pagaban sólo con la recuperación de los líquidos del gas, que son materias primas vitales para la industria petroquímica.

El campo El Furrial, también en Monagas,  donde se perforaron más de 100 pozos y en sus primeros años llegó a bombear250.000 barriles diarios, solo está produciendo 50.000 barriles diarios. Es una pérdida impresionante de recursos económicos, que no son visibles como un derrame petrolero.

En los campos petroleros del norte de Monagas, según los expertos consultados, que no se pueden identificar, se incumplen principios básicos que violan las normas de varias especificaciones API, manuales de ingeniería y diseño, sistemas de venteo y de combustión de gas de mechurrios, operación y mantenimiento. En casos de emergencia se pueden generar riesgos elevados, dijo un superintendente de equipos de bomberos.

Las continuas irregularidades no son perceptibles y eso explica que no han trascendido a la opinión pública en una década, como sucede cuando hay un derrame de petróleo, o un corto circuito en una refinería. Agregan que la combustión incompleta en los mechurrios, genera 33% más de CO2 que contribuye al efecto invernadero, igualmente se incorporan a la atmosfera contaminantes aromáticos que dañan al aire circundante.

Es impresionante la radiación que produce el mechurrio de Jusepín en la carretera nacional y la exposición a que es sometido el personal que trabaja en la instalación de la fibra óptica. Los quemadores tienen fatiga térmica por deformación mecánica, debido al mal funcionamiento de la separación de la llama. La dispersión de líquidos no quemados afectan a las plantaciones, viviendas, seres humanos y podrían originar riesgo de incendios.

Sólo en esta área del oriente del país, hay una pérdida de energía equivalente a 130 mil barriles diarios, dependiendo de la continuidad de las fuentes que se desvían a los quemadores se desperdician 20.000 barriles diarios de líquidos del gas natural que  no se procesan en las plantas de extracción y fraccionamiento.

La combustión de gas entre 280 millones de pies cúbicos y 450 millones de pies cúbicos es el volumen que consumen para generación eléctrica las plantas de Ampliación de Tacoa y Planta Centro.

La realidad gasífera de Venezuela es de una producción diaria de 6.000 millones de pies cúbicos de gas, que vienen “asociados” con la producción diaria de petróleo, pero aún tiene un déficit de 1.500 millones de pies cúbicos diarios de gas, y compraba a Colombia alrededor de 100 millones de pies cúbicos de gas hasta hace unos pocos días, que eliminará.

Proyectos de nunca acabar

Venezuela tiene más gas, pero está en el subsuelo y tiene que extraerlo y en esa lleva 15 años la actual administración.

En el área marítima del norte del golfo de Paria, en el estado Sucre, al oriente de Venezuela.  la empresa Lagoven en 1979, cuando buscaba petróleo liviano, encontró los pozos de gas Caribe, Patao, Dragón y Mejillones, algo así como decir una mina de oro.

Esta área corresponde al proyecto Mariscal Sucre, que la anterior administración la identificó como proyecto Cristóbal Colón.

 Hace dos o tres días, Pdvsa firmó en San Petersburgo un acuerdo con la empresa rusa Rosneft, para que extraiga ese gas y lo procese, pero pasarán varios meses para que esté disponible.

Ya ese negocio sin culminarse ha pasado de varias manos. Lo iba a operar Exxon, Shell y Mitsubishi antes del año 1998, pero al llegar la actual administración al gobierno le quitaron el negocio a los tres gigantes. Le cambiaron el nombre de Cristóbal Colón y le pusieron Mariscal Sucre, pero todo ha quedado igual. Se lo ofrecieron a Petrobras, Qatar y a otros empresas, pero nunca arrancó.

La única novedad desde el 1979 es que se hundió un semisumergible que estaba perforando, pero no ha salido ninguna molécula de gas.

Aseguran que ya están instalando tuberías, para sacar las primeras moléculas de gas, pero hay que construir las plantas de licuefacción para transportarlo a tierra firme venezolana, para su venta en el mercado doméstico.

Otra fuente de gas es el proyecto Rafael Urdaneta al norte del estado Falcón, en el noroccidente venezolano.  En2009, una licencia otorgada a la empresa española Repsol y a la italiana ENI llevó al descubrimiento  del pozo La Perla1, que ya está bombeando discretos volúmenes de gas.

Una tercera área gasífera es la Plataforma Deltana donde se otorgaron varios bloques hace más de una década, a las empresas ConocoPhillips, Chevron, Total y Statoil, que encontraron también suficiente gas. Esos bloques gasíferos en el mar, requirieron primero lo que llaman los petroleros “unificación de yacimientos”, porque pertenecen a Venezuela y Trinidad-Tobago. No hay ningún problema de conflicto con el vecino marítimo.

Por razones económicas sería preferible que el gas extraido en los bloques venezolanos,  se bombeara a las tuberías trinitarias, donde las mismas empresas extranjeras que tienen las licencias en Venezuela, tienen licencias de Trinidad-Tobago. Se presenta lo mismo. Ese gas hay que convertirlo en líquido para transportarlo y luego regresarlo a gaseoso para comercializarlo. Los trinitarios tiene cuatro plantas de licuefacción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here