Perfil de José Urbina Amorocho EL HOMBRE DE LOS RIESGOS CALCULADOS (1), por Miguel Ángel Flórez Góngora

0
1291
con lopez
Reunión de líderes políticos y gremiales cucuteños con el ex presidente Alfonso López Michelsen en Cúcuta durante los años ochenta y en las que participa José Uriba Amorocho (ubicado tercero a la derecha, en traje blanco). (Foto cortesía La Opinión).

Trabajo constante, austeridad, humildad. Esas son las claves que resalta José Urbina Amarocho cuando habla del tejido empresarial que ha construido. Pero todo negocio que emprende lo tiene que palpar con sus ojos.

José Urbina Amorocho ha convertido la capacidad de adaptación al cambio en un principio de innovación y gerencia. Su capacidad de liderazgo empresarial es la suma del  trabajo constante, la austeridad, la innovación  y la humildad.

Pero su estilo gerencial está muy lejos del líder que cierra los ojos en la cúspide del éxito y permanece satisfecho en las aguas tranquilas de los patrones que lo han empujado hacia la cima. Tal vez, por esa relación tan íntima de los nortesantandereanos con la adversidad, Urbina Amorocho aprendió de manera temprana que las certezas en el mundo de los negocios son reemplazables y que la mejor lección para avanzar de manera constante es la creatividad y la capacidad de riesgo.

Ese es el bagaje con el que ha transitado desde hace varias décadas en el duro y competitivo juego de la industria del gas y en el que dio inicio en 1962 a Urbigás, su primera incursión en ese negocio con la creación de una distribuidora de gas propano.

Años después creó Gas del Norte, aliado con  la empresa venezolana Tropigas y posteriormente aglutinó a varias empresas del sector  con  Nortesantandereana de Gas S. A. (Norgás), compañía que compraban gas a Ecopetrol para su distribución en Norte de Santander. Durante los años setenta, la  visión competitiva y la necesidad de expansión del negocio por parte de Urbina Amororocho, lo llevaron a la adquisición en Santander de Marchagás y Gas de Santander y posteriormente a Bogotá  con la compra de Bogotana de Gas, en Cartagena con Cartagás y en Cali, Colgás.

La consolidación y el crecimiento de esas adquisiciones empresariales le permitieron durante las décadas posteriores, transformar con éxito los distintos eslabones de la cadena gasífera en los negocios de distribución del gas para el sector domiciliario e industrial, en respuesta a la demanda del acelerado crecimiento del consumo interno en Colombia.

Aquí van algunas claves con las que José Urbina Amorocho le ha dado forma a su talento empresarial y con la cual ha alimentado los principios que lo han sostenido a través de su larga e intensa carrera como hombre de negocios.

—¿Cuáles son los claves personales que le han permitido a usted consolidar un conjunto de empresas en el sector del gas?

—El trabajo constante, la austeridad y la humildad.

—¿Cuál su visión del escenario empresarial de Colombia a largo plazo?

—Por un parte la calidad de nuestra gente, su voluntad de servicio, su amabilidad, su facilidad de aprender y la gran oferta de profesionales nos hacen atractivos para las empresas relacionadas con servicios de Salud y Tecnologías de la Información”.

—¿Qué significa Cúcuta en su experiencia personal y empresarial?

—Fue la ciudad donde comencé como comerciante y la ciudad donde viví gran parte de mi vida, tengo una gran deuda con Cúcuta, por lo que he tratado de devolverle a la ciudad parte de lo que me ha dado promoviendo bienestar a partir de la masificación del gas y a partir de obras sociales.

—¿Un negocio en el que no invertiría?

—En un negocio en el que no pueda entender cómo operan sus fundamentales, en un negocio donde no pueda palpar ni entender con mis propios ojos.

—¿Otro en el que invertiría a ciegas?

—No creo que exista un negocio en donde no sea necesario sopesar sus riesgos.

—¿Un logro empresarial del que se sienta orgulloso?

—La masificación del gas natural en las zonas del Tolima, Huila, Santander, Norte de Santander y la Costa Atlántica. Allí se logró un incremento en el bienestar de los estratos menos favorecidos, al llevarles un combustible barato, ambientalmente amigable y que brinda bienestar.

—Hoy se habla de la ética y la transparencia como valores corporativos imprescindibles en toda organización empresarial. ¿Cómo se construye esa cultura en un entorno empresarial?

—Es algo que se origina en la cabeza de la organización. Es imprescindible que el líder de la misma tenga un carácter que sea ejemplo de valores como la humildad y la austeridad, esto se fortalece promoviendo la confianza y la gratitud entre las personas que integran la organización mediante la reciprocidad y el reconocimiento de su labor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here