Perspectivas COLOMBIA, PETRÓLEO Y MACROECONOMÍA, por Carlos Goedder 

0
3240
pump jack oil field
La industria emplea a cerca de 120.000 personas, que si bien es una participación baja en la población laboral total colombiana, podría generar despidos en torno a 20.000 personas durante 2015.

Los menores precios petroleros han corregido a la baja el crecimiento económico e incrementado el déficit en cuenta corriente

Para entender la significación de la industria de hidrocarburos en la economía colombiana, es necesario entender los “vasos comunicantes” entre petróleo y los principales indicadores macroeconómicos. Son, esencialmente, los siguientes:

  • Crecimiento del PIB: La industria de hidrocarburos aporta directamente 4,5% del PIB Colombiano. La caída en el precio del petróleo durante 2014 fue de 47% y entre abril de 2014 y abril de 2015 la caída interanual de la cotización del Brent ha sido de 41%. Además de este efecto, en 2014 hubo leve caída de producción, volviéndose al nivel de 1 millón de barriles diarios en Colombia.
  • Balanza de Pagos: la balanza de pagos de una economía incorpora la interrelación con el sector externo, incorporando flujos comerciales, transferencias de dinero (remesas, dividendos, capitales) e inversión extranjera -tanto en instrumentos financieros como Inversión Extranjera Directa, que incorpora el capital que invierten en Colombia las multinacionales-. El 52% de las exportaciones colombianas provienen de hidrocarburos (están recogidas en la balanza comercial y la cuenta corriente de la balanza de pagos). Adicionalmente, el 32,5% de la Inversión Extranjera Directa en Colombia corresponde a sector hidrocarburos (cifra provista por la Agencia colombiana Procolombia).
  • Déficit Fiscal: el impacto del petróleo en la recaudación fiscal proviene de las siguientes fuentes: la tributación a las empresas petroleras (impuesto sobre la renta, IVA), las regalías y los dividendos que paga la estatal Ecopetrol al gobierno. Algunas estimaciones consideran que la suma de estas magnitudes ha alcanzado hasta 22% de los ingresos fiscales en 2013. El FMI estimaba la participación en 16% durante 2014. Lo relevante es que los menores ingresos petroleros generan un desajuste es las finanzas públicas y demandan buscar fuentes alternativas de entradas para el fisco, mediante impuestos adicionales a otras industrias y a los ciudadanos.

Si bien estos son los tres ejes de vinculación entre macroeconomía colombiana y petróleo, hay una serie de efectos adicionales y más sutiles. La industria emplea a cerca de 120.000 personas, que si bien es una participación baja en la población laboral total colombiana, podría generar despidos en torno a 20.000 personas durante 2015. La inversión en infraestructura y servicios públicos de regiones petroleras depende de los aportes al Sistema General de Regalías, los cuales son menores en el entorno actual.

Adicionalmente, el tipo de cambio es una variable a la que se presta creciente atención: menor precio petrolero guarda correlación con mayor valor del dólar, en los mercados internacionales y como regla general. Por otra parte, al fisco colombiano le interesa ‘rendir más’ los dólares de las exportaciones petroleras dejando que la moneda local se devalúe (así cada dólar exportado generará más pesos colombianos). Entre octubre de 2014 y abril de 2015 el peso colombiano acumula devaluación de 27%, incorporando menor intervención del Banco de la República (Banco Central colombiano) en el mercado de divisas. Esto puede tener un efecto positivo para exportadores colombianos (abarata sus productos en dólares), pero lamentablemente algunas industrias, incluyendo exportaciones de café, están en momento de baja en precios internacionales, lo cual contrarresta este efecto.  Lo que más preocupa al ciudadano es el daño que esto hace a los bienes que adquiere mediante importaciones y su poder de ahorro en moneda fuerte. La inflación colombiana, anualizada, está convergiendo hacia 4,5%, el ‘techo’ de la banda tolerada por el Banco de la República, siendo que en 2013 la inflación anual no llegaba a 2%.

El Fondo Monetario Internacional ha publicado en abril de 2015 su World Economic Outlook (1), donde se incorporan las previsiones de crecimiento económico globales. La figura incorpora tales estimaciones para el desempeño de la economía mundial, economías avanzadas, algunas regiones y Latinoamérica. Colombia tiene valores comparativamente buenos, pero el FMI ha bajado sus previsiones para 2015. En junio de 2014, pronosticaba un crecimiento de 4,5% anual para el PIB colombiano y ahora sitúa el indicador en 3,4%  El tema petrolero es relevante en esta magnitud, dado que debilita exportaciones, genera mayor tributación y reduce actividad económica interna.

pibcolombia2015

El tema tributario es inquietante. La reducción en ingresos fiscales para 2015 estaría en el orden de 4.000 millones de dólares estadounidenses (USD). Para contrarrestar esto, el Gobierno colombiano ha decidido ‘postergar’ cerca de USD 2.400 millones en su ejecución de presupuesto, bajando gasto público para el año en curso. Es loable que se ha preservado el gasto social e incluso se ha incrementado en 14% la partida correspondiente a servicios públicos; no obstante, 68% del recorte se está realizando en inversión y esto demora las necesarias mejoras en la precaria infraestructura vial colombiana.

Por el lado de los ingresos, el gobierno está incrementando la tributación y con esto generando USD 1.800 millones que compensan el declive en recaudación petrolera. El problema con tal medida es que añade presión fiscal, reduciendo el consumo y ahorro tanto individual como corporativo. El tipo marginal de impuesto sobre la renta a corporaciones se ha elevado de 34% a 39% y seguirá trayectoria ascendente hasta 43% en 2018. En compensación, se ha reducido el ‘impuesto a la riqueza’, cuya penalización sobre el ahorro es clara, reduciéndose la tasa de 1,5% a 1,15% y comprometiéndose el Gobierno a desmantelarlo en 2018.

El siguiente paso previsible es el aumento a la tributación sobre personas físicas y hay expectativa sobre una reforma tributaria adicional en esta materia durante 2015.

En el sector externo, la economía colombiana está teniendo un creciente déficit en cuenta corriente. El valor de las exportaciones ha caído 1,3% en 2014 y en 2015 se espera otra reducción de 2,9% (cifras provistas por BBVA Research). El déficit en cuenta corriente se situó en 4,7% del PIB  durante 2014 y alcanzaría 4,9% en 2015. Acá la explicación fundamental son las menores exportaciones petroleras. Las importaciones, incluso con el dólar más caro, caerían 1,8% en 2015, insuficiente para compensar las menores ventas de productos colombianos en el exterior.

La balanza de pagos colombiana compensa este efecto con la entrada de capitales extranjeros, la cual se recoge en la ‘cuenta de capital y financiera’. Entre septiembre de 2013 y septiembre de 2014, la Inversión Extranjera Directa cayó 4,8% interanual y fue la industria de hidrocarburos la que ayudó a compensar el efecto con crecimiento de 5,6%  En el último trimestre de 2014 se inició la caída en precios petroleros y es previsible que en 2015 la Inversión Extranjera Directa en hidrocarburos se reduzca, al ser menos rentables varios proyectos de exploración y producción en hidrocarburos (la mayor presión tributaria es un costo adicional). Los principales inversores extranjeros en Colombia hasta el cierre de septiembre de 2014 incluyeron a EEUU (con USD 1.990 millones), España (con USD 1.708 millones), Reino Unido (USD 887 millones) y Canadá (USD 319 millones). Las inversiones petroleras de empresas con sede en estos países serán determinantes para la economía colombiana en 2015.

En suma, Colombia incorpora en sus agregados macroeconómicos los efectos de la materia prima más volátil, el petróleo. Si bien se han tomado medidas oportunas para evitar un mayor desbalance fiscal, es importante fortalecer una ‘macrogestión del riesgo’ por parte del Gobierno colombiano, donde México es un referente a tener en cuenta sobre el uso del mercado de futuros para proteger las finanzas gubernamentales (2). No obstante, la mejor protección es una economía diversificada y que aporte productos de valor añadido al comercio internacional.

Notas

(1) Ver: http://www.imf.org/external/ns/cs.aspx?id=29

(2) Ver:

http://inteligenciapetrolera.com.co/inicio/invertir-para-no-perder-mexico-usa-el-mercado-de-futuros-para-protegerse-de-la-volatilidad-petrolera-por-carlos-goedder/

 carlosurgente@yahoo.es

@carlosgoedder

Facebook: Carlos Goedder

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here