Protegen tierras y aguas ESTADOS UNIDOS REGULA EL FRACKING , por Miguel Ángel Flórez Góngora

0
701
FRACKING PROTESTAS. jpg
Las protestas contra el fracking se han registrado en varias partes del mundo. El Instituto Americano del Petróleo considera que las normas para su regulación encarecen la producción de crudo.

 

El Instituto Americano del Petróleo, API, criticó duramente las normas, que entrarán en vigencia en 90 días y que exigen a las operadoras petroleras informar públicamente acerca de los químicos que utiliza en los procesos de fracturación hidráulica, entre otras obligaciones. En Estados Unidos hay 100.000 pozos  de petróleo y gas en tierras administradas por el  Gobierno Federal y 90% de ellos utiliza el fracking.

Tras el anuncio realizado el viernes pasado por parte de la Secretaría del Interior de los Estados Unidos (The Bureau of Land Management), sobre la entrada en vigencia en los próximos 90 días de las nuevas normas que regularán los procesos de extracción de petróleo y gas mediante los métodos de fractura hidráúlica, conocidos como fracking, se desató  en esa nación una ola de reacciones  por parte del  sector privado petrolero.

Las  medidas expedidas por el gobierno federal  buscan  proteger  el agua del subsuelo y el manejo de deshechos en tierras públicas y tribales de ese territorio.

De acuerdo con la legislación anunciada por la Secretaría del Interior de los Estados Unidos —bajo el rótulo de Normas fundamentales, dirección sobre la  integridad, protección del agua y  divulgación de productos químicos—,  su expedición fue el resultado de un proceso de consulta abierta, transparente y de análisis.

La consulta incluyó a más de 1,5 millones de comentarios públicos por parte de las comunidades afectadas por el impacto de procesos de fracking, evaluaciones de  la regulación  estatal y  tribal sobre el tema, opiniones de empresarios de la industria del petróleo, expertos en medio ambiente y el público en general.

La Oficina de la Administración de Tierras de la Secretaría del Interior sostuvo que las nuevas normas son  la culminación de cuatro años de amplia participación pública sobre los  reglamentos de perforación de petróleo y gas en los Estados Unidos, que se socializarán en la nación con la realización de  foros y  con los sectores interesados ​​en esta legislación complementaria.

«Estas  normas finales apoyarán de forma segura y responsable los procesos de  fracturamiento hidráulico en tierras públicas y de indígenas americanos. Las normas también mejorarán la seguridad y ayudarán a proteger las aguas subterráneas,  mediante la actualización de los requisitos de integridad, la eliminación de aguas residuales y la divulgación pública de los productos químicos”, aseguró Sally Jewell, secretaria del Interior del gobierno de Barack Obama.

La Oficina de la Administración de Tierras también señaló en el documento que en los Estados Unidos existen alrededor de 100.000 pozos de petróleo y gas en tierras administradas por el gobierno federal y que más de 90% de ellos utiliza la fracturación hidráulica. 

“Las reglas se aplicarán en tierras públicas y tribales e incluye un proceso para que los Estados y las tribus pueden solicitar las variaciones de las disposiciones por las cuales tienen una regulación igual o más protectora en su lugar», indicó la Secretaría del Interior.

Las normas finales son un  paso importante en la agenda del  Departamento del Interior para apoyar un futuro con energía próspera equilibrada. Otras reformas también incluirán medidas importantes para apuntar donde se produce el fracturamiento de petróleo y gas, buscando proteger las zonas sensibles que son demasiado especiales para perforar, agregó el organismo.

Los componentes de la normativa

La secretaria del Interior Sally Jewell indicó  que las actuales regulaciones federales tienen más de 30 años y simplemente han quedado desfasadas con las complejidades técnicas de las operaciones de fractura hidráulica de la actualidad.

De ahí la necesidad de que las nuevas normas atiendan en los próximos tres meses, tiempo en que entrarán en vigencia, requerimientos para garantizar la protección de fuentes de agua subterránea, al exigir una validación de la integridad del pozo y fuertes de barreras de cemento entre las zonas de pozos y las agua  que circulan en el mismo.

Las reglas expedidas buscan una mayor transparencia al exigirle a las empresas que revelen públicamente a la Oficina de Administración de Tierras,  los productos químicos utilizados en la fracturación hidráulica a través de la página web FracFocus, antes de  completar las operaciones de fracking.

También se busca aplicar estándares rigurosos en el almacenamiento provisional de residuos líquidos recuperados de la fracturación hidráulica para mitigar los riesgos sobre  el aire, el agua y la vida silvestre del lugar.  

La legislación pretende reducir el riesgo de contaminación cruzada con los productos químicos y fluidos utilizados en la operación de fracturación, exigiendo a las empresas  información más detallada sobre la geología, la profundidad y ubicación de pozos preexistentes.

«Esta norma protegerá la salud pública y el medio ambiente durante y después de las operaciones de fracturamiento hidráulico a un costo modesto, respetando el trabajo realizado previamente por la industria, los estados y las tribus, así como promover la adopción de normas de protección en todo el país», dijo Janice Schneider, subsecretaria de Tierras y Manejo de Minerales de BLM.

Reacciones a la norma

El Instituto Americano del Petróleo, API, criticó las regulaciones expedidas y las consideró onerosas y un obstáculo para el crecimiento de la industria petrolera en los Estados Unidos. 

“Una capa duplicada de nuevas regulaciones federales es innecesaria e instamos a la BLM (Oficina de Manejo de Tierras) a trabajar de cerca con los estados para minimizar los costos y las demoras creadas por la nueva regla”, expresó  la API.

Para el Instituto Americano de Petróleo, el fracturamiento hidráulico es una tecnología avanzada de la ingeniería en el corazón del surgimiento de los Estados Unidos como una superpotencia energética y que aporta más de 2 millones de empleos estadounidenses.

“El suministro de petróleo y gas natural se ha incrementado y ha ayudado a poner presión a la baja en los precios energéticos. También ha fortalecido el apalancamiento geopolítico de Estados Unidos contra los regímenes hostiles del mundo, como Irán. Desde 1949, el uso del fracturamiento hidráulico se ha aplicado con seguridad en las operaciones sobre un millón. Conjuntamente con las regulaciones estatales fuertes, la industria utiliza estándares de clase mundial y las mejores prácticas para asegurar que las aguas subterráneas y el medio ambiente estén protegidas”, concluye el comunicado divulgado por el gremio privado petrolero de los Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here